Inicio C.D. As Pontes Análisis de la primera vuelta del CD As Pontes

Análisis de la primera vuelta del CD As Pontes

550
Compartir
Una formación del CD As Pontes temp. 2017-18. Foto: A.F.



Tras la merecida derrota 2-0 ante el Ribadeo de los Mauro Poratti y Rafa Casanova en la décimo octava jornada, el CD As Pontes finaliza el 2017 con 31 puntos. Cuando los 14 equipos que no pudieron jugar a causa del temporal disputen sus partidos aplazados en el parón navideño, el conjunto de la villa minera se situará, si ganan Castro y Ribadeo, en la sexta plaza.

El equipo azulón, quedaría, con el primer tramo de la Liga cubierto, muy lejos de los puestos de ascenso, que era el objetivo de la directiva en Agosto, y que por presupuesto y plantilla se antojaba. Más que por la clasificación en si, porque el Paiosaco está intratable, ya que en esta 18ª jornada perdió su primer partido, y el Polvorín, como buen filial del Lugo que es, tiene un equipazo.  Quedándose estos dos equipos, salvo hecatombe, con las dos plazas de ascenso, parece que varios conjuntos, Arzúa, Arteixo, Castro, Ordes, Ribadeo, Dubra y los ponteses, pelearán por la tercera posición, que no da ninguna garantía de ascenso, y menos con tantos conjuntos gallegos en la pelea por no descender de Segunda B.  

Y es que el As Pontes en estos 18 primeros partidos ha dado la sensación de costarle asentar las bases de un renovado plantel y poder adaptarse a la categoría, dando la impresión de ser un muy buen equipo, que peleará por la zona noble de la clasificación, pero sin atisbos de poder optar a las primeras plazas. Suele solventar bien sus partidos de casa, pero a domicilio, salvo un par de partidos ganados, contabiliza cinco derrotas.

En los encuentros en O Poboado se han podido ver tres caras del equipo local. Aquella arrolladora en la que comienza los encuentros con dos o tres goles en los primeros compases, dando la sensación de poder acabar los noventa minutos con 10 o 12 en el saco, como aconteció ante Sofán (4-0), Escairón (5-1) o Residencia (5-0).  Aquella cara negativa en la que el equipo genera muchas ocasiones en la primera parte pero le cuesta ver puerta, y en la segunda se desfonda físicamente, como sucedió ante Xallas y Boimorto, ambos con 1-1 final, y la última cara solvente se pudo ver en los últimos partidos ante dos grandes equipos como Betanzos y Viveiro, en los que pese a llevar el cuadro betanceiro el peso de todo el partido, o el viveirense el dominio de la primera parte, como si de un Madrid o Barcelona se tratase, el conjunto azulón solventó con unos indiscutibles 4-1 y 4-0 respectivamente.


 

Un instante del Ribadeo vs As Pontes. Foto: X. F.

 

Fuera de casa el equipo es otra cosa. Un oasis en el desierto fue la contundente victoria en casa de uno de los gallitos de la categoría, el Castro (0-3), el triunfo en el descuento ante otro de los grandes, Dubra (2-3), o el empate en casa del líder Paiosaco (0-0). Preocupantes derrotas lo fueron en cancha de los recién ascendidos, Dumbría (2-1), y la contundente ante el San Tirso de Abegondo (3-0).

Pero las más dolorosas lo fueron ante rivales directos, especialmente el Polvorín, donde, tras dominar todo el segundo tiempo en O Ceao, se cayó 1-0 con un gol en el descuento en la única aproximación lucense, o el mismo tanteador se dio en casa del Arteixo, donde el conjunto de Marco Roca dominó toda la primera mitad, y acabó cayendo víctima de un inocente penalti, en una jugada sin ningún tipo de peligro de los locales. El mejor partido azulón fue ante un gran conjunto como el Ordes, que marchó 0-2 al descanso para acabar remontando hasta un 4-3 definitivo en una segunda parte antológica. El peor, ante el colista Outeiro de Rei (1-1), en donde el cuadro local, jugando con diez, fue capaz de igualar en los últimos minutos, y tuvo el 2-1 en el descuento cuando un jugador quedó completamente sólo ante Kiko.

En definitiva, el As Pontes, previsiblemente cerrará 2017 en la sexta plaza, dando la sensación de que en el segundo tramo liguero tendrá que ir completamente a remolque y sin poder permitirse ningún tropiezo si quiere tener alguna opción de cara a los puestos más altos. Si el Arzúa gana su partido aplazado en Sofán consolidará la tercera plaza con 37 puntos, seis más que los ponteses, que deberán dejar en un segundo plano los Reyes Magos, y ganar si o si al cuadro arzuano para poder seguir con vida.


Por Xosé Ferreiro para muchacalidad.com