Inicio Fútbol Ferrol GANAR CON GANAS | La contracrónica por Jorge Deza

GANAR CON GANAS | La contracrónica por Jorge Deza

538
Compartir
Foto: J. Martinez



 

Ganar es lo que tiene. Todo se ve de forma diferente, las aguas parecen volver a sus cauces y la esperanza renace. El Racing de Ferrol dio un giro de 90 grados para frenar su caída y le salió bien ante la Segoviana. Jugar de otra manera y con más ganas. Eso necesitaba, y seguirá necesitando, este equipo si no quiere descender. Mouriz ejerció de director deportivo con todas las letras y Ricardo pulsó una tecla que no sonó mal.

Ya comentamos en otros lugares que el del sábado fue rival pocho, facilón, que lucha por lo mismo que nosotros y tiene problemas parecidos. Pero no se puede quitar mérito a la victoria, por ser ante un rival directo y, sobre todo, porque el plantel racinguista demostró -cuando lo hace hay que decirlo, lo mismo que cuando no lo hace- entrega y convicción. No quedaba otra, también es verdad, porque de no haberse ganado el Racing estaría con tres cuartos de pie en Tercera.

Clasificatoriamente no ha habido mejoría con los tres puntos sumados. Seis nos separaban y nos siguen separando de la Promoción (PP3) y de la salvación directa. Y mañana sabremos dónde estamos realmente cuando acabe el Segoviana-Toledo pendiente de la 24ª jornada. No va a cambiar la distancia con la PP3; si ganan los azulgranas todo seguirá igual. Y un empate o una victoria toledana situaría la zona libre de cualquier contingencia a siete u ocho puntos respectivamente. Más allá de eso, teniendo en cuenta que todavía quedan choques importantes de aquí al final de liga como un Coruxo-Pontevedra en la 29ª jornada; un Toledo-Valladolid B y un Segoviana-Coruxo en la 30ª; un Racing-Toledo de la 33ª; un Valladolid B-Pontevedra en la 35ª; o una 36ª jornada con tres platos fuertes, Segoviana-Pontevedra, Toledo-Coruxo y Racing-Valladolid B; es obvio que evitar el descenso directo solo pasa por un camino muy evidente: ganar partidos.

Foto: J. Martinez

Ante la Segoviana me gustó la entrada. Me refiero a la manera de afrontarlo desde el inicio. Esquema a lo clásico pero con pilas más cargadas. El rival ayudó, como queda dicho, pero había que hacerlo, y en muchos partidos no se hizo. Incluso el sábado pecamos de conformistas. Y este equipo tiene que ser aún más ambicioso. Mucho más, y de forma más sostenida en cada partido. La actitud tiene que cortarse a cuchillo. Solo así saldremos de este maldito agujero. No es por otra cosa.
Ayer me di un gran atracón de videos de partidos de las últimas semanas correspondientes a la Championship, la segunda categoría de la liga inglesa. No quiero hacer comparaciones ni pretender esperar aquí lo que hay allí. Es otro mundo y no está en este. Pero uno desea ese juego trepidante, de velocidad endiablada forjada en un exhaustivo trabajo físico. Ese toma y daca permanente sobre la hierba. Ese escenario de emoción pura más allá de las poses, las figuritas y las tácticas consagradas a la más aburrida de las sofisticaciones. Allí el pundonor se hace carne cada sábado. Allí los futbolistas, procedan de donde procedan y tengan el talento o el caché que tengan, disfrutan con el fútbol. Se les enseña a gozar con el deporte rey y a darle lo que se merecen sus aficiones. Como mínimo una entrega en el campo que es marca registrada. Va en el abono, en el ticket, en la mítica. Con esos ingredientes no es de extrañar que esas “leoneras” estén casi siempre repletas. Todos quisiéramos eso aquí. Que el fútbol sea emoción, entrega constante y cero especulación sobre la hierba. Que el fútbol vaya a la gente, si se quiere que la gente vaya al fútbol.

Esta semana es, por tanto, semana de confirmaciones en espera. De confirmar a cuánto estamos de la salvación directa cuando se celebre lo de Segovia y si las modificaciones diseñadas en A Malata para cambiar de rumbo serán meras flores de un día o carnosos frutos con hueso. En Madrid, ante Unión Adarve, se verá.


Por Jorge Deza para muchacalidad.com #FutbolFerrol