Inicio Noticias Ferrolterra LA CONTRACRÓNICA| A Lomba y la comba

LA CONTRACRÓNICA| A Lomba y la comba

387
Compartir
Juan Antonio y Joselu fundidos en un abrazo. Foto: Sandy López / muchacalidad.com

Por Jorge Deza para muchacalidad.com


El Racing ya sabe ganar lejos de A Malata. Albricias. Era lo que nos faltaba. Pero todavía resta mucho para confirmar que vamos en serio. Los de Larraz van gestionando con buena imagen global y resultados decentes el maratón en el que están inmersos (aún quedan Bergantiños y UD Ourense, los dos más fuertes ahora mismo); pero sigue habiendo los mismos problemas del principio. La flojedad defensiva… La tibieza creativa…

El de A Lomba fue el típico partido de cero a cero con certificado urgente que, como mucho, se suele resolver a última hora en un flagrante despiste de algún contrincante. La prudencia/miedo de arosistas y racinguistas fue patente en un aburrido primer tiempo. Pero las prisas de los nuestros no fueron malas consejeras tras el descanso. No podemos perder comba en la tabla y no vale dejarlo para mañana. Nuestro fútbol está aún agarrado con alfileres y algodones de colores y el ritmo general es como el de los trenes de la Renfe por la comarca. Pero con las bromas van nueve partidos y solo perdimos dos, con merecimiento. El asunto es que muchos de los siete restantes tampoco fueron para hacer fiesta.

Marcos Alvarez continúa recuperándose de una lesión / Foto: Sándy López / muchacalidad.com

¿Se avanza? No por resultados, que aún no deslumbran. El Racing no mejoró en Vilagarcía las buenas sensaciones del choque con el Compostela (tampoco vamos a mitificarlas, pero a algo tenemos que atenernos) aunque hay futbolistas que están evitando el cortocircuito. El chaval Joel le pone ganas y visión, pero le falta apoyo. Diego Seoane volvió a llevarse un palo con sus remates, nutriendo las opciones ante el marco rival. ¡A intentarlo de nuevo ante los de Carballo! Adrián Armental necesita tomar mucho Cola-Cao, pero del bote grande. ¿Marcos cuándo vuelve? ¿Por Navidad? Estaba en A Lomba sin perder comba, pero de paisano. Menos mal que Joselu no falló donde no podía fallar a tres minutos del final. Y rompió una serie sin vencer lejos de tu hogar que parecía el cuento de la Buena Pipa. Yo celebré el gol como si no hubiese un lunes al día siguiente.

Pablo Rey sigue siendo el único que baja el balón y lo pone en modo sentido común. Pero somos un equipo asimétrico. Estrábico. Nos falta una banda y a veces nos sobran las dos. Aún quema la pelota a algunos jugadores, se combina poco cuando toca hacerlo y se da el pelotazo cuando no hace falta. No vi al Racing tan nervioso como antes, pero necesita aún muchas ampollas de confianza. Los metros adelante del segundo tiempo de Vilagarcía fueron buen síntoma, pero solo es un comienzo potencial. El Racing se va descubriendo y ya veremos. Falta, eso sí, más fuerza e insistencia en la presión (fundamental), más ambición no solo por ganar sino por dominar campo. Y sobran los problemas defensivos. ¿Nunca nos van a abandonar? El Arosa casi se queda con un punto en dos incursiones en las que Garrido y Catú se vieron claramente rebasados y presos de la pachorra. Así no podemos vivir. El pluriempleo de Pau Bosch no es suficiente. Y Diego Rivas va a acabar en un sanatorio con esta defensa. ¿Alguna vez sabremos cerrar un partido sin sobresaltos? Menos mal que el Arosa tenía bajas. Nosotros también. Bajas las defensas.

El Racing volverá a tener un complicado partido ante el líder de la categoría, Bergantiños. Foto: Sany López

¿El Racing prospera o todo esto es fruto bendito de salir muy motivado ante rivales potentes y relucientes? Yo qué sé. Aún conviven los males de fábrica… Nuestro fútbol ni enloquece ni enceguece… ¿Cometemos menos errores? Pues sí, pero todo va a depender de la cadena de resultados que seamos capaces de hacer en esta primera vuelta. Aquí lo que prima es eso. O ganas o te desganas. Esto va por barrios y semanas. No importa el prestigio patatero. Importa ganar. Y con ello restar sitio como sea al Bergantiños y a la UD Ourense y no perder de vista a Compostela y Barco y contar siempre con el Arosa, que no solo tiene un buen equipo, como el Ribadumia, sino una excelente afición. Casi nada. Ahora en broma, sigo viéndoles lejanos a este Racing semblante y compostura de futuro campeón. Por ahora lo veo equipo de mitad de una tabla dominada por tres o cuatro conjuntos llamados a estar ahí arriba hasta el final. Que seamos como ellos dependerá del camino por andar. ¡A ganar al Bergantiños!