Inicio Fútbol Ferrol LA CONTRACRONICA por Jorge Deza | “Mazo arranque”

LA CONTRACRONICA por Jorge Deza | “Mazo arranque”

557
Compartir
Marcos Alvarez continúa recuperándose de una lesión / Foto: Sándy López / muchacalidad.com

Son mayoría los que a día de hoy piensan que el Racing ya está arrancando. Que esto ya va. Que hay que ser prudentes y tener paciencia, sí, pero que el equipo de Emilio Larraz enjuagó el trago amargo de As Somozas con sus victorias ante Ourense CF y CD Lugo B y ya nada será como antes. No deseamos otra cosa que eso. Aunque es pronto para ponerle el sello a tales aseveraciones, puesto que la imagen del equipo ante el colista fue buena pero aún incompleta. Luminosa pero penumbrosa también. Un 4 a 0 es un 4 a 0, pero depende de quién lo haga, dónde y contra quién. No vamos a pasarnos ahora tres pueblos con la exigencia, pero tampoco tenemos que convertir en gloria deportiva un resultado que no tendría que sorprender en un aspirante a todo lo habido y por haber. Me gustó “mazo”, como dirían en el Madrid poligonero, el Racing de los primeros veinte minutos ante los cachorros rojiblancos lucenses. Esa es la manera, “racingers”. Jugando al ataque, con mentalidad y actitud adecuadas, con llegada y peligro. Sin especulación y sin ese fútbol tontito de pase con pose y pose sin pase que tanto se lleva hoy y conlleva tantos resultados con unos y ceros.

El tema es que con dos a cero nos pusimos a dormir la siesta. Y los setenta minutos que quedaban fueron más soporíferos que otra cosa. No, no se calienten. Culpa nuestra, que somos muy “protestantes”. Pero abandonar lo que se estaba haciendo fetén, lo que cautivaba la atención incluso en los que solo van a A Malata a comer pipas, para ponerse a hacer pinturas rupestres en la cueva, como que no. Y menos en la Cuarta. Si puedes ganar ocho a cero,pues ganas y tan fresco. Ya sabemos lo que es perder por goleada. Así que las buenas tardes hay que aprovecharlas al máximo.

Ocasiones para el Lugo B (conté hasta cuatro) y contragolpes esporádicos para el Racing. Unos muy desacertados cuando iban y otros atinados con venían. Fútbol malo de Tercera de siete a ocho menos cuarto. Acompañó la suerte a los de Larraz, que quizá se confiaron excesivamente de la docilidad relativa de los de Lugo. O quizá aprovecharon para probarse defensivamente, ya que se estrenaba Pau Bosch, al cual vimos implicado y resoluto.

Sea lo que sea, tras el golazo de Pablo Rey (segundo de su cuenta el domingo y ya está a doce de igualar a Pazolo como máximo goleador verde absoluto de todos los tiempos) solo me pude quedar con el carrerón de Joselu(para que luego digan…) que culmina Juan Antonio sin despeinarse, y eso que él peina balones que es un primor.Y, si quieren, con el tanto de caño firmado por el granMarcos para cerrar un marcador “mazo” bueno pero “mazo” abultado también. Los goles son así. Divinos tesoros.


Juan Antonio y Joselu fundidos en un abrazo. Foto: Sandy López / muchacalidad.com

Yo prefiero esperar a que la plantilla esté más cocinada, más terminada. También “mazo” compenetrada conforme pasen los partidos. Este año lo importante son los goles y los triunfos, porque hay tres rivales que están arriba para quedarse como las velutinas en sus nidos, CompostelaBergantiños y Arosa, y esta liga hay que batallarla en todos los sitios y en todos los minutos. Queremos ser campeones, pero para llegar a serlo hay que ser muy competentes y constantes. Aún le falta al Racing aroma, destello, estela, cuño de campeón. En ello se está y se debe seguir estando.

Echando una mirada retrospectiva a nuestras tres últimas temporadas en Cuarta, vemos que el Racing se acomodó a“modelos” dispares con resultados igualmente dispares. El de la presente campaña parece una mezcla de todos ellos, pero todo es muy pronto aún.

En 2010/11, con el equipo recién descendido, llegaron de una tacada 16 jugadores nuevos (algunos regresaban a Ferrol) en el purísimo verano: Pablo Gómez, Aira, Santi Silvar, Borja Facal, Antonio, Marcos Martín, Pumar, Héber, Poratti, Mon, Rafa Casanova, Roberto Baleato, Felipe, Marcos Suárez, Rafa Mella y Sergio Arias. Seguían de la penosa temporada precedente un grupo muy heterodoxo de supervivientes: Paco Fernández, Curro Vacas, Juan Martínez y Marcos Álvarez. En el mercado invernal vinieron Céspedes y Pablo Rey. Pero el equipo acusó tanta novedad y tanto licor café por la Galicia balompédica que su liga fue discreta, con idas y venidas, cumpliendo el objetivo de estar en la Fase de Ascenso pero como segundo clasificado y a diez inalcanzablespuntos del justo campeón Cerceda. Luego, en la FA3, a duras penas se eliminó al Binéfar y el Izarra nos dejó en la cuneta.

En 2011/12 hubo 14 novedades en el vestuario del parque del Sardina, más las de los inefables Cabanillas y el nigeriano Elvis Onyema que ingresaron en la familia verde en septiembre, después de la cuarta jornada liguera. En el crudo invierno solo vino el sevillano Pérez, que aportó. En la primera vuelta solo ganamos seis partidos, y como única victoria relevante solo podemos rescatar el 5-0 al Pontevedra. Tras una calamitosa transición entre 1ª vuelta y 2ª vuelta, el Racing reaccionó y en las últimas trece jornadas solo registró dos derrotas. Pero todo fue en vano, pues se tuvo que conformar con una insípida octava plaza, premio más que suficiente para su irregular e infecunda campaña.


Racing Club Ferrol temp 2.012/13 La opinión de a coruña» / juan varela

De 2012/13 hay poco que decir que no se sepa. Se aprendió de los errores y se construyó un super equipo con lo más granado de la Galicia de Cuarta, manteniendo lo válido de años anteriores y colocando ese punto de calidad diferenciadora que aventurase un año de goles y victoriasy el anhelado éxito final. Fue la temporada perfecta en Cuarta. Se apostó sin excusas por subir sí o sí. Por la cara.Y se acertó, que también podía salir todo mal, ya que esto es fútbol. Ese Racing “mazo” criminal de los Rubén Comesaña, Pumar, Marcos Álvarez, Dani Rodríguez, Forte, Iago Iglesias, Pablo Rey, Jorge Rodríguez y Manu Barreiro que casi todo Ferrol se perdió (íbamos cuatro pelagatos) fue brillante, directo y rotundo desde el minuto 1 de la liga hasta el minuto 90 de la última jornada. La campaña de los casi 100 goles y los casi 100 puntos fue elarranque de una etapa ya cerrada, en la que se soñó con el regreso a Segunda. Modelo a seguir, claro, aunque difícil.

En la actual sesión, y en lo que conocemos por lo visto hasta la fecha, hay mucha prudencia. Los pasos se dan como cuando caminas sobre una vía ferroviaria. Trabajo silencioso y mucha espera. Sin pretender hacer comparaciones, el modelo idóneo (si es que lo hay) para conseguir el objetivo único del ascenso parece claro que no puede ser otro que jugar como se juega en la categoría, pelear y competir como se hace en la categoría y tener los elementos que marquen diferencias sustanciales en la categoría en los momentos decisivos. De un partido y de toda una liga. Y esos elementos están todavía por llegar.

Aletea desde hace semanas el nombre de Álex López. El ferrolano entrena sin equipo en su ciudad y los rumores de las últimas horas apuntan a que podría estar muy cerca del Racing. a mí me lo contó la semana pasada el padre de un ex compañero suyo, que lo fue a visitar a su negocio en Ferrol. No hace falta decir que sería un refuerzo muy potente para un centro del campo donde hace falta otro Pablo Rey, o incluso mejor. Álex podría ayudar (echar una mano, dirían algunos) a que el Racing tenga dirección, mando y criterio en esa zona del campo tan importante.Sería un buen golpe de efecto, un punto de prestigio y un argumento de autoridad. También propiciaría un relativo “efecto llamada” para una afición que se resiste a acudir a A Malata. De producirse el retorno del ex céltico, que eso está por ver aún, deberían animarse aún más los que mandan en el club a seguir completando la plantilla, sin locuras ni precipitaciones pero conscientes de que es muy necesario. Y si los medianías, que los hay, nos echan en cara el presumir (¿se presume de ello?) de talonario que rabien. Que Ferrol también existe, ellos tienen economatoy quien les corte malezas y hierbajos y el Racing, de una vez por todas, señoras y señores, se merece lo mejor.