Inicio Fútbol Ferrol Los Fabril vs Racing de bronce

Los Fabril vs Racing de bronce

484
Compartir



 


El próximo domingo el Racing de Ferrol jugará por novena vez en feudo coruñés con el ahora llamado Deportivo Fabril dentro de la “división de bronce” del fútbol español. Hasta el momento dos victorias ferrolanas, cuatro herculinas y dos empates constituyen el balance de las ocho visitas verdes a la ciudad donde nadie es forastero.


EL RIVAL

El R.C.D. Fabril fue fundado en 1963 al fusionarse los azulgranas del Fabril S.D. (club nacido en 1914 que hasta 1941 se había denominado Sporting Fabril) y los blanquiazules del C.D. Juvenil (entidad nacida en 1940 en el seno de la antigua Fábrica de Armas coruñesa y que en 1954/55 militó en Segunda División). Nació como Fabril D. y así fue conocido hasta 1993, año de su disolución como club filial para integrarse como equipo dependiente en el organigrama del R.C.D. La Coruña, SAD de acuerdo con lo establecido por la legislación de las sociedades anónimas deportivas, que obliga a los equipos dependientes de una SAD a llevar el mismo nombre que ésta (aunque esto se incumple abiertamente en el fútbol español, con la aquiescencia de la RFEF). Con motivo de ello pasó a llamarse R.C.D. La Coruña, SAD B hasta el pasado verano.
El cuadro blanquiazul juega desde 2003 en El Mundo del Fútbol, conjunto de campos que el club de la Ciudad de Cristal posee en Mabegondo (Abegondo). Allí solo jugó una vez el Racing dentro del tercer nivel liguero, y fue en la temporada 2008/09. Todas las confrontaciones anteriores con el segundo equipo deportivista tuvieron como escenario Riazor.
El Dep. Fabril milita por 18ª vez en la “división de bronce”. Su debut en ella tuvo lugar en su primera campaña de existencia, 1963/64, al heredar la plaza de uno de los clubs fusionados. Su techo ligueiro lo alcanzó en esa misma temporada, al quedar en 2º lugar tras la desaparecida (y entonces debutante) S.D. Compostela en el grupo I de la Tercera División y disputar la Promoción de Ascenso a Segunda. Un ascenso al segundo nivel de la liga por el que pugnaron los fabrilistas en otras tres ocasiones, pero sin éxito. En 1996/97, 1997/98 y 2007/08.


REPASO POR LOS OCHO FABRIL-RACING DE BRONCE

1963/64: EL PARTIDO DE LOS 86 MINUTOS (1-0)
En la última jornada de liga se vieron por primera vez las caras fabrilistas y racinguistas en feudo coruñés. Fue el 26 de abril de 1964. Ambos cuadros se disputaban el puesto de Promoción de Ascenso (la plaza para jugar la Fase de Ascenso se la llevó el Compostela, que ya era matemáticamente campeón antes de jugarse esa 30ª jornada). Los verdes, dirigidos por el mítico Gabriel Alonso Aristiaguirre, aun con la friolera de 1o6 goles marcados durante la competición llegaban a ese partido de Riazor como segundos en la tabla, y con dos puntos de ventaja sobre el equipo coruñés, que entrenaba el no menos mítico Rodrigo García Vizoso. Un empate era suficiente para colarse en la PA2. El choque tuvo todos los ingredientes de la rivalidad y la trascendencia de los puntos en disputa. Pero si el Fabril se mostró muy seguro defensivamente y valiente en el contragolpe; el Racing fue demasiado reservón y muy romo en ataque. Echave, auténtico artillero, jugó muy retrasado y los extremos, Arregui y Suco II (hermano del gran Suco, que en esa temporada ya militaba en el Valencia, tras pasar por Barcelona y Racing de Santander) apenas aparecieron, dejando a Landa y a Loza sin nutrientes. Para colmo, un ex jugador del Racing, Luis Sánchez Bellón, marcaba el único tanto de la tarde a los 17 minutos, que, a la postre, sería definitivo. No era, por cierto, Bellón el único futbolista con pasado (o futuro) verde, pues en aquel buen Fabril actuaron el portero Giráldez e Igartua. Y, además, destacadas “perlas” de la cantera deportivista como Manolete, Beci o Pellicer.
La parte curiosa (y polémica) la protagonizó el trencilla del partido, el señor Alonso Pérez, castellano él, que debía tener mucha prisa por marcharse porque señaló -y eso está constatado por diferentes crónicas y algún testimonio directo- el final en el minuto 86. Como no podía ser de otra manera hubo protestas mil por parte ferrolana que se las llevó el viento de la ensenada del Orzán.


Hoja del Lunes (A Coruña), 27-04-1964.


Hoja del Lunes (A Coruña), 27-04-1964.


1964/65: SIN TIRO A PUERTA NO HAY PARAÍSO (1-0)

El 7 de febrero de 1965 volvían a jugar en Riazor fabrilistas y racinguistas dentro de la 21ª jornada liguera. Y como en la temporada anterior, el Racing (ahora preparado por García de Andoin) acusó falta de mordiente y un solitario gol, en este caso de Juan, a los 6 minutos, sirvió para dar los dos puntos al equipo de Rodrigo. Era la segunda derrota ferrolana en lo que iba de un campeonato en el que solo dejó de ganar en cuatro partidos y terminaría claramente campeón. Pero la liga regular no era buen banco de pruebas para un conjunto que en esos años goleaba a los rivales débiles y solía asomar dudas ante los de potencial medio. Por esa razón otro cantar eran las fases de Ascenso.
En el Fabril seguía bajo los palos Giráldez y en esa campaña se vio privado de efectivos muy importantes, como Beci, Pellicer, Manolete, y otro futuro verde, Sornichero.


El Correo Gallego (Santiago), 08-02-1965.


El Correo Gallego (Santiago), 08-02-1965.




1965/66: PRIMERA VICTORIA VERDE (0-3)

El 24 de octubre de 1965, en la 15ª jornada, se produjo la tercera visita ferrolana a feudo fabrilista y en esta ocasión se llevó el Racing los puntos en juego con claridad. El equipo de Satur Grech se mostró intratable durante toda la temporada y no perdonó en Riazor. Un Fabril dominante en la primera media hora -con el futuro racinguista Mato Pet en la portería- se topó esa tarde con un conjunto, el ferrolano, con demasiado talento, hechuras de Segunda División y alta capacidad realizadora. No jugó la “bestia” Goyenechea (que hizo 31 goles en 25 partidos en esa liga) pero sí el ex deportivista Sornichero y Roberto (éste por partida doble), autores de los tantos en A Coruña.
En esta temporada el Racing hizo 111 goles en liga regular y acabó retornando a Segunda División tras seis años en el bronce español.


Crónica del inefable Vicentón para El Pueblo Gallego (Vigo), 26-10-1965.


El Correo Gallego (Santiago), 26-10-1965.


El Correo Gallego (Santiago), 26-10-1965.


1995/96: GANÓ EL PUNDONOR CORUÑÉS (1-0)

El 27 de enero de 1996, más de treinta años después de la última confrontación, se reencontraron coruñeses y ferrolanos en “división de bronce”. El cuadro blanquiazul ya no se llamaba Fabril ni era filial, sino que había adoptado su penúltimo nombre, Dep. La Coruña B tras la transformación del club de Marineda en SAD. El equipo de Carlos Ballesta, discípulo de Arsenio Iglesias, encaró el choque de aquella 22ª jornada en la Segunda B ante un aspirante a la fase de ascenso como el Racing (dirigido provisionalmente por Gerardo Molina, tras el cese de Ramón Piña a mediados de diciembre) con notable coraje y no exento de la calidad de jóvenes futbolistas (algunos vestirían la Verde en los años siguientes) como el berciano Aira, Viqueira, Sanromán, Maikel, Cascallar o Braulio. Aunque gozó de múltiples ocasiones un solo gol, de Miguel en el minuto 34, bastó para derrotar a un Racing que se mostraba muy irregular en la liga, alternando victorias amplias (como un reciente 0 a 4 en casa del Lugo) y derrotas demasiado copiosas sin un patrón de juego definido. Solo tiró a puerta la escuadra ferrolana dos veces, por medio de Javi Prendes y Óscar Engonga. Y encima falló un penalty en el minuto 78. El asturiano Borge lanzaba fuera el esférico. Ballesta, como siempre hacía cada vez que se enfrentaba al Racing, declaró tras el partido que solo hubo un equipo en el campo, el suyo. En esta ocasión, y sin que sirviese de precedente, no le faltó razón. Molina, por su parte, no hizo declaraciones.


Marca (Madrid), 28-01-1996.


1996/97: EL DREAM TEAM NI LIMPIA NI MANCHA (0-0)

En la campaña 1996/97 el Racing se llenó de nombres relevantes a base de talonario y la euforia llevó al presidente, Isidro Silveira, a titular a la plantilla configurada como el Dream Team de la Segunda B. Pero todo parecido con la realidad, por desgracia, fue pura coincidencia. La temporada, que empezaba con el levantino Carlos Simón en el banquillo -hasta su cese a mediados de noviembre- siguió luego con Manolo Tomé -hasta su ruidoso cese a finales de abril tras bronca gansa con la directiva- y concluyó con la interinidad de Gerardo Molina; fue literalmente una montaña rusa, y el ambiente, casi siempre, más propio de una casa de locos. La plantilla, formada por jugadores de todos los pelajes, algunos con trayectorias irreprochables y otros con escasa disposición al riesgo; no funcionó y la irregularidad y los episodios de desidia fueron bandera todo el curso. Más que Dream Team resultó ser un auténtico Nightmare Team.
En Riazor aquel 9 de diciembre de 1996 (15ª jornada liguera) el Racing exhibió solidez defensiva y practicidad ante una delantera de lujo como la de los herculinos, integrada por Maikel y un futuro racinguista, Deus. El Depor B fue muy peligroso en el 2º tiempo pero los nuestros se defendieron con mucho orden.
Los ferrolanos reclamaron dos penaltys en este partido. Uno de ellos sí fue claro, la mano de Viqueira en el minuto 18. El otro dudoso, a Fierro, en las postrimerías. Los coruñeses reclamaron uno, por derribo a Cascallar. El señor Bello Rebolo, colegiado del encuentro, no pitó ninguno para evitar líos. Era el cuarto partido de Tomé al frente del siempre caliente banquillo verde y todavía no se había encajado ni un gol desde su llegada.
La nota curiosa de aquel choque estuvo en las puertas del estadio coruñés. El neerlandés Marco Van Gulik, que estaba esos días a prueba con el Racing, tuvo problemas para acceder al recinto y hasta que un directivo racinguista no hizo acto de presencia no le dejaron pasar. El portero de la entrada dijo entonces: “que pase, que pase, no quiero problemas con el Racing”.


El cántabro nacido en París Chili en un lance del Dep. La Coruña B-Racing de 1996/97. (foto: La Voz de Galicia)




1997/98: ¡QUÉ GOLAZO, GUERRERO! (1-1)

El 6 de diciembre de 1997 el Racing (ahora dirigido por el madrileño Pérez García) visitó por sexta vez al segundo equipo deportivista, sumando un punto que en cierta medida supo a poco, aunque sirvió para recuperar el liderato de la tabla tras aquella 15ª jornada. Memorable fue el lanzamiento de falta que en el minuto 29 realizó un especialista como Carlos Guerrero. Miguel le había hecho una falta a Javi Prendes muy cerca del área. Desde la única grada abierta (la tribuna) los seguidores ferrolanos empezamos -yo también estaba- a gritar “¡vamos Guerrero!”, sabedores de que una falta tirada por el madrileño tenía muchos boletos para ser gol. Vamos, que era el Pablo Rey de los noventa, para entendernos. Carlos Ballesta, técnico del Depor B, sancionado en esa jornada, seguía el partido desde el túnel de vestuarios. Tembló y rezó ante el inminente peligro. Guerrero sonreía para sus adentros. Pitó el árbitro y su lanzamiento fue a limpiar las telarañas de la escuadra derecha de la puerta de Dani Mallo. Los gritos de júbilo de los ferrolanos se debieron oír en Monte Alto.
En el segundo tiempo, el cuadro local recurrió al patadón para intentar el empate, colgando balones a la olla por si pillaba algún buen cocido. El Racing controlaba, pero un despiste lo pagó muy caro. Deus robó un balón, se lo dio a Carlos y éste encaró a Arteaga para batirlo en el minuto 69.


Marca (Madrid), 07-12-1997.


1998/99: EL RACING GANA LA “BATALLA DE RIAZOR” (1-2)

El 21 de marzo de 1999 (dentro de la 29ª jornada) el Racing, con José Ramón Arteche al mando, volvía a ganar al segundo equipo del Deportivo La Coruña, cosa que no ocurría en división de bronce desde la confrontación de 1965/66. El choque fue muy intenso, muy bronco, muy disputado y también muy polémico. El colegiado del encuentro, Santurio Martínez, se dio un festín de tarjetas, expulsando por doble amarilla a los locales Carreira y Vallina y con roja directa al portero verde Álvaro, a cuatro minutos del final. Además expulsó en el cuadro coruñés con roja directa al preparador físico (Tito Ramallo) y al técnico Carlos Ballesta, que tras el encuentro cargó contra el estamento arbitral por haber designado a un asturiano para el partido.
La situación clasificatoria de ambos equipos era muy desigual. Los verdes estaban arriba, en plazas para disputar la Fase de Ascenso a Segunda, pero los blanquiazules ardían en la zona de descenso a Tercera.
Una de las claves del partido se situó en el minuto 10. El portugués Carreira le hace penalty al recordado Tarrío y se va a la calle. Pazolo establecía el 0 a 1. A partir de ahí, el juego se tornó en una caza al hombre, en una disputa a muerte de cada pelota. A Manu Miranda le dan un viaje con todos los gastos pagados en el minuto 21 y tarda dos minutos en recuperarse, pero sin sanción para el contrincante. Sanromán le hace una entrada a un rival y ve tarjeta. Manu la verá después por otra entrada, y acto seguido Manel, y luego Selu Zaldívar. Padín, otro que fue de los nuestros, cerraba el accidentado primer tiempo con el gol del empate.
En el 2º tiempo el Racing salió a por todas pero no fue hasta el minuto 68 cuando llegó el tanto del triunfo, obra de un ex fabrilista, Javi Fuentes. Poco después se va a la calle Vallina y Ballesta se desgañita protestando, hasta ganarse la expulsión. El técnico coruñés, no obstante, siguió disimuladamente dirigiendo a los suyos desde la banda, hasta que le descubrió Santurio y le pidió que se fuese de una vez por todas al vestuario.
A cuatro minutos del final una mala recepción de Selu ante el local David obligó a Álvaro a hacer penalty a éste último. Entró Luis César, se fue Tarrío, las gradas eran un volcán y el de Vilagarcía detuvo el flojo lanzamiento de David Fernández Miramontes.


Marca (Madrid), 22-03-1999.


Marca (Madrid), 22-03-1999.


El Depor B-Racing de 1998/99 fue, quizá, el más tenso y emocionante de todos los habidos en “división de bronce”. (foto: La Voz de Galicia)


2008/09: PRIMERA DERROTA EN ABEGONDO (3-0)

Diez años hacía que no se veían las caras el segundo equipo del Dep. La Coruña y el Racing. Y el reencuentro no fue feliz para los nuestros. El 3 de mayo de 2009, en la penúltima jornada de liga, el Racing agotaba sus escasas opciones de colarse en la Fase de Ascenso a Segunda División. Las pulverizó casi por completo con su derrota sin paleativos en El Mundo del Fútbol, recinto que visitaba por vez primera. Los de Míchel Alonso no dieron el do de pecho precisamente y los coruñeses resolvieron el choque en el 2º tiempo, con goles de Iván Pérez, Chirri y Guille. Encima, el racinguista Llamas fue expulsado en el minuto 71, cuando ya vencían los herculinos por 0 a 1. Nano es el único jugador de aquel partido superviviente en el Racing actual.


Un momento del partido correspondiente a la campaña 2008/09. (foto: Diario de Ferrol)


Los muchos aficionados racinguistas desplazados a Abegondo quedaron contrariados con la pésima actuación de los suyos. (foto: Diario de Ferrol)

Al menos, la buena noticia la daba el Racing juvenil al día siguiente, con su ascenso a la División de Honor.


Por Jorge Deza para muchacalidad.com  #FútbolFerrol