Inicio Noticias Ferrolterra Los Real Madrid Castilla vs Racing Club Ferrol de bronce

Los Real Madrid Castilla vs Racing Club Ferrol de bronce

535
Compartir
Foto: MuseoRCF 1919

Por primera vez en el presente siglo se verán las caras en feudo madrileño Real Madrid Castilla y Racing de Ferrol dentro de la “división de bronce” (en Segunda ya habían confrontado la década pasada). El de este sábado será el quinto choque entre ambos equipos en un tercer nivel liguero que peligra seriamente para los de Ricardo López. El empate ante el Valladolid B fue un frenazo -por no decir un paso atrás- en las aspiraciones de, al menos, evitar el descenso automático y solo vale ya ganar lo que resta y depender de resultados ajenos.

La historia de los Castilla/Real Madrid B/Real Madrid Castilla vs Racing de Ferrol de bronce arroja dos triunfos locales, un empate y una victoria ferrolana. Nunca se marcharon los verdes al descanso con ventaja y solo lograron perforar la meta matritense en una visita, la que les supuso llevarse los tres puntos en disputa.


Microficha del rival

 

 

El Real Madrid Castilla fue fundado en 1930 como club independiente bajo el nombre de Agrupación Deportiva Plus Ultra. Practicamente inactivo -aunque no desaparecido- entre 1936 y 1943, en éste último año se federó y en 1947 alcanzó un acuerdo informal de filialidad con el Real Madrid Club de Fútbol. Cuando en 1972 la aseguradora Plus Ultra se desmarcó por razones económicas del club éste se vio avocado a desaparecer, lo cual llevó al Real Madrid a convertirlo de manera oficial y definitiva en su filial, pero cambiándole su escudo y su camiseta (que era azul celeste) y también su nombre, que pasó a ser Castilla Club de Fútbol y usó hasta 1990. Por mandato federativo al término de la campaña 1989/90 el Castilla fue disuelto como tal club filial para pasar a ser equipo dependiente del Real Madrid, iniciando así una nueva etapa. Cambió su denominación por la de Real Madrid Deportivo, que solo utilizó en la temporada 1990/91, y de 1991 a 2005 se tituló Real Madrid Club de Fútbol “B”.

Durante su época como Plus Ultra jugó en el antiguo Velódromo de Ciudad Lineal, que en 1966 adoptó el nombre de “Estadio Antonio Borrachero”. Luego, y hasta 2004, actuó en la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid, pese a que en no pocas ocasiones disputó partidos como local en el “Santiago Bernabeu”. Demolida la ciudad deportiva del Paseo de la Castellana se trasladó en 2005 al actual complejo Ciudad Real Madrid, en cuyo campo principal (llamado “Alfredo Di Stéfano” desde 2006) compite hasta hoy. La actual ciudad deportiva “merengue” está ubicada en el Parque de Valdebebas, una expansión urbanística al noreste de la capital española.

Juntando sus etapas como club independiente y filial y como equipo dependiente, el rival verde de este sábado militó 33 temporadas en 2ª División (fue campeón en 1983/84 y ese fue, literalmente, su insuperable techo liguero) y la actual es su campaña nº 39 en “división de bronce”, donde debutó en 1946/47. Fue subcampeón de España en 1980 (disputó la final de Copa contra su primer equipo) y participó en la extinta Recopa de Europa de 1980/81, caso único y ya irrepetible en un equipo filial o dependiente del fútbol español. El West Ham United londinense fue su verdugo.

No fueron pocos los jugadores y/o técnicos comunes a castillistas y verdes. Podemos citar a Delfín Álvarez (jugador del Plus Ultra a finales de los cincuenta y entrenador verde en 1980/81), el venezolano Franklin -pese a que no llegó a debutar con los madrileños-, Sornichero, Juanito Alonso (en el ocaso de su carrera llegó a militar en el Plus Ultra, aunque sin jugar partidos), el leonés Alfonso, Juanjo Maqueda, Toril y Ramis (que también fueron entrenadores castillistas), Jaime, Meca, Pepelu, Ismael, Pablo Villanueva (Villa), Carlos Rivera o Velayos.


Los partidos

Domingo, 16-04-1978 | 11:30h | 34ª jor. / CL-N3 | Ciudad Deportiva del Real Madrid |  2-1

Partido en la cumbre del Grupo 1º de la Segunda B, nuevo nombre de la Tercera División desde esta temporada 1977/78. El Racing, líder, visitaba al Castilla, segundo en la tabla. El partido, presenciado por 15.000 espectadores en la vieja Ciudad Deportiva blanca (supuso un récord de asistencia), ofreció a un Racing muy serio, sólido y contundente (incluso duro) en los marcajes a los elementos clave del cuadro local pero incompleto en materia ofensiva; y a un Castilla preñado de juventud, muy nervioso pero con el talento suficiente para hacerle frente al primero de la tabla, vencerle e igualarse a él en la misma. El equipo de Juan Santisteban se adelantaba en el minuto 7 por medio de Bernal, rematando de cabeza un centro de Pozo. La reacción de los de Luis Rodríguez Vaz fue escasa y solo Marcelo Iriso inquietaba, de manera ocasional, la puerta defendida por Javier Maté. Tras el descanso el Racing salió con otro semblante, más atacante, más directo, y el Castilla fue un mar de imprecisiones a la hora de encontrar serenidad en su juego. Así llegó el empate, obra de Marcelo, en el 66’. Un centro de Nando no logran despejarlo ni Aniano ni Maté y el argentino cabeceaba a las mallas. De ahí al final exceso de toques y regates en los chavales blancos y férrea defensa verde con contragolpes sin fruto. Y cuando todo parecía que iba a acabar con un empate, en el 85’ el central Ricardo Gallego se marchó con la pelota metros y metros hasta que Manolo Collazo (que se pasó medio partido haciendo faltas) lo frenó en claro penalty señalado por el protestado colegiado asturiano Gutiérrez Fernández. Y Castro engañaba a Millán desde los once metros, disparando a su izquierda.

Los nuestros formaron así aquella soleada mañana en Madrid: Millán; Ríchard, Vidal, Silvano, Manolo Collazo; José Collazo, Otero, Nando; Corral (Garrido 85’), Marcelo (Segundo 85’), Argüeso. Al término de aquella liga ambos equipos lograrían el ascenso a la 2ª División.

Marca (Madrid), 17-04-1978.


Jueves, 29-01-1998 | 16:00h | 22ª jor. / CL-N3 | Ciudad Deportiva del Real Madrid |  1-0

Casi veinte años después volvieron a encontrarse en “división de bronce” el ahora llamado Real Madrid B y el Racing. En esta ocasión con escasísima afluencia de público (apenas 250 espectadores) y, como en 1977/78, con triunfo por la mínima de los blancos. Eso sí, con un golazo “olímpico”. En el minuto 52 el madridista Álvaro Benito marcaba el único tanto del partido de córner directo, enviando la pelota a la red por toda la escuadra. El Real Madrid B de los Valbuena, Cambiasso, y los futuros verdes Pepelu, Villa e Ismael estaba pletórico por esos días, inmerso en una racha imparable. Once victorias -seis de ellas seguidas- en los últimos doce partidos. El Racing, por su parte, se mostró excesivamente defensivo en el Paseo de la Castellana y tanto Pazolo como Javi Prendes, sus delanteros, apenas tuvieron opción de inquietar a la retaguardia de los de Miguel Ángel Portugal. Atacaba siempre el cuadro “merengue”. Y defendía con mucho orden el conjunto dirigido por José Pérez García, pero sin llegada arriba.

Álvaro Benito fue el gran protagonista. No solo por su gol, sino porque a cuatro minutos del final el salmantino volvió a intentar la proeza y… marcó otra vez desde la esquina, tirando esta vez al primer palo. Pero el colegiado, el andaluz Ramírez Martos, no lo concedió pese a que la pelota fue despejada por Arteaga habiendo traspasado -reconozcámoslo- totalmente la línea de gol.

El Racing formaba así aquella tarde: Arteaga; Horcajada, Miguel, César Esteban, Raúl (Manu 81’); Mosquera (Fali 60’), Isaac (Carlos Mella 60’), Guerrero, Sanromán; Pazolo, Javi Prendes.

Marca (Madrid), 30-01-1998.


Domingo, 16-05-1999 | 12:00h | 37ª jor. / CL-N3 | Ciudad Deportiva del Real Madrid |  1-2

A la tercera fue la vencida. El Racing lograba por fin ganar en la vieja ciudad deportiva “merengue”. La semana anterior los de José Ramón Arteche habían sufrido un tropiezo gravísimo ante el desaparecido Talavera que les echó de las cuatro primeras plazas que daban derecho a jugar la FA2. Y el partido de Madrid era crucial ganarlo para aspirar a restablecer la conexión con la anhelada liguilla de ascenso. El Real Madrid B también se jugaba mucho. Con un punto aseguraría su participación en la misma. Así que estaba garantizada la emoción. El encuentro fue retransmitido por el entonces llamado Canal Real Madrid, a través de Canal Satélite Digital. Aún así, fuimos muchos, unos 200, los que aquel fin de semana viajamos a Madrid para ver in situ el importante partido.

El equipo de Portugal exhibió un fútbol estático, de salón, con pases medidos y toque exquisito, pero sus puntos débiles estuvieron en la portería y en la retaguardia. Además, por alto “tragó” mucho y eso lo explotó el Racing en los córners o con constantes bombeos sobre el área. Pero la clave del triunfo verde estuvo en un trabajo sacrificado y constante a la hora de presionar, robar, tapar espacios y poseer con criterio y salida el balón. También aprovechando con extrema atención el rechace defensivo blanco. Y poniendo esmero para frenar las escapadas al contragolpe.

El Real Madrid B ya pudo adelantarse a los tres minutos de penalty, pero el tiro de Zeferino lo detuvo Álvaro Iglesias. Poco después, en el minuto 6, el puertollanero Rivera, aprovechaba un desajuste de la media ferrolana y marcaba el tanto de los madrileños. Pasados esos primeros minutos de zozobra, los nuestros empezaron a desquitarse y hombres como Adolfo, Manel o Tarrío comenzaron a dar problemas a los de casa. Como consecuencia de ello el inolvidable punta de Viveiro conseguía en el 42’ las tablas y los racinguistas desplazados explotamos en la grada. Poco antes del descanso se quedaba el Real Madrid B con un hombre menos por expulsión de Rubio. Y en el 2º período quien mandó fue nuestro equipo. Maniató a su rival con una maraña impenetrable en el centro del campo, no le dejó desbordar por bandas y además funcionaron de maravilla las asociaciones. Como la de Horcajada y Manel, sublimes por el lado derecho. O la de Iván Reino y Tarrío, el pacense recibiendo de espaldas en la frontal y el vivariense como perro de presa para sembrar problemas a la defensa blanca. Con esos argumentos llegó el tanto del triunfo, obra de Xavi Horcajada en el 60’. Y un gritó unánime con acento ferrolano atronó en el norte de Madrid. Y se perdonaron algunos más. Y el Real Madrid B se volcó por el punto que necesitaba. Y Javi Jiménez se fue a la calle en el 83’. Y nuestro Manel lo mismo, en el 89’. No se anduvo con bromas el valenciano Arcas Piqueres en tamaño partido. Pero la victoria tenía que ser nuestra y voló felizmente para Ferrol.

Los verdes se alinearon tal que así: Álvaro; Horcajada, Noguerol, Alberto, Javi (Mosquera 55’); Manel, Manu (Selu 68’), Sanromán, Adolfo (Juan Carlos 75’); Iván, Tarrío.

El Racing, a una jornada del final, era quinto a un punto del cuarto clasificado. Y conseguiría su propósito de estar en la FA2 tras vencer en A Malata al Pontevedra a la semana siguiente.

Marca (Madrid), 17-05-1999.


Uno de los goles racinguistas en el choque de la liga 1998/99, saldado con victoria. (foto: MuseoRCF1919)

Alegría de los jugadores del Racing al término de su partido en la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid el 16-05-1999, que ganaron por 1 a 2. (foto: MuseoRCF 1919)


Por Jorge Deza para muchacalidad.com #FutbolFerrol