Celta B | Cuando el sueño se hizo realidad

Los celestes pelearán por el ascenso, pero la alegría de ser campeones ya no se la quita nadie

El Celta B viene de conseguir este domingo pasado su clasificación a la Fase de Ascenso a 2ª División, asegurándose estar el año que viene en la nueva 1ªRFEF. Lo hace como campeón de grupo, pero para llegar hasta aquí han tenido que trabajar muy duro y sacar los partidos adelante. A continuación os muestro un repaso de lo que dio de sí esta primera fase para el equipo dirigido por Onésimo Sánchez.

UNA NUEVA TEMPORADA TRAE CONSIGO MUCHOS CAMBIOS

El filial celeste comenzaba el año con un nuevo proyecto, esta vez con Onésimo desde el primer momento en el banquillo. El verano, como suele ser habitual en casa Celta, fue movidito, ya que al equipo llegaron hasta 6 jugadores nuevos: Patrick Sequeira, Lucas Cunha, Brian Ferrares, Jordan Holsgrove, Bruninho y Alfon.

Además de los fichajes, también se apostó por los jugadores de la casa. Sergio Carreira o Iker Losada son el ejemplo perfecto de que el Celta está haciendo las cosas bien con su cantera. Ambos, bien esta temporada o la anterior, ya han disputado minutos con el primer equipo. A estos se les suma Fontán, quién lleva prácticamente toda la temporada con el equipo de Coudet.

El Celta siempre fue un club que apostó por la cantera, por eso, Onésimo decidió quedarse con dos jugadores que subían del juvenil: Raúl Blanco Juncal y Carlos Domínguez. Además de estos dos, también entraron en la dinámica del filial, los juveniles Gabri Veiga y Miguel Rodríguez. Esto es algo de lo que estar orgullosos.

JUGADORES IMPORTANTES QUE SUBÍAN AL PRIMER EQUIPO

El hecho de que, primero Oscar García Junyent, y ahora Coudet, hayan apostado (uno más que otro) por los jugadores del filial, no puede pasar desapercibido. Fontán o Carreira son los que más han contribuído a la rotación del primer equipo.

Esta cuestión fue muy discutida durante toda la temporada porque muchos consideraban que necesitaban contar con más minutos y ayudar al filial, como así sucedió en el tramo final de la primera fase.

OBJETIVO PRINCIPAL

En un primer momento, el objetivo de los celestes era la salvación. Venían de una temporada difícil, en la que lograron salvar la categoría en las últimas jornadas, y no se esperaba que estuviesen luchando por los puestos altos de la clasificación. Es verdad que era un equipo con mucho potencial y mucha artillería arriba, pero ni en los mejores sueños entraba acabar primeros, sino más bien en media tabla.

INICIO COMPLICADO

El Celta B comenzó la temporada en Guijuelo, donde logró sacar un punto al empatar 0-0. Podemos considerar este resultado como un buen comienzo para dar entrada a la nueva temporada.

Sin embargo, tras Guijuelo llegaron dos derrotas, en los derbis ante Racing de Ferrol (0-1) y Pontevedra (2-1). La cuestión de haber peleado sendos partidos se vio con buenos ojos, ya que ambos rivales apuntaban alto en la clasificación.

Este inicio de 4 partidos lo cerrarían con un empate ante Unionistas. Este partido dejó un mal sabor de boca ya que dejaron escapar la victoria en el descuento.

JORNADA 5: PUNTO DE INFLEXIÓN

A partir de la jornada 5 el rumbo del equipo cambió para bien. Lograron sacar dos victorias seguidas ante Zamora (2-0) y Salamanca (0-3). Lo más importante es que marcaron muchos goles (5), y dejaron la portería a cero en ambos encuentros.

Después de la euforia generada por estas dos victorias, vino una dura derrota en Barreiro, por 0 goles a 3, ante el Compostela, equipo que, a priori, pelearía con los celestes por la salvación y los puestos de media tabla.

Aun así, el conjunto celeste se repuso y cerró el año 2020 ganando 1-2 al Deportivo de la Coruña en Riazor. Sin duda un subidón de moral ganarle al máximo rival histórico del club.

A partir de esa victoria en tierras coruñesas, todo fue viento en popa, ya que consiguieron 13 puntos en los siguientes 5 partidos, lo que es igual a cuatro victorias y un empate.

En este punto de la temporada, a falta de cinco partidos por disputarse, el sueño del playoff de ascenso ya comenzaba a ser una realidad.

FINAL DE TEMPORADA CUESTA ARRIBA

Pero en el fútbol, nada es fácil, y menos teniendo en cuenta la talla de sus rivales. El primer bache fue el Salamanca, ante el cual perdieron 0-2 en casa. A continuación vino otra derrota ante un gran Racing de Ferrol, que pasó por encima de los celestes. Pero el equipo supo recomponerse y sacó adelante su partido frente al Compos. Los vigueses seguían en la lucha por el playoff y solo quedaban dos jornadas.

En la penúltima jornada, llegó el partido más esperado del año en Vigo, ya que recibían al Deportivo de la Coruña, quien también se jugaba la posibilidad de entrar al grupo de ascenso. En el partido, Miku se encargó de bajarle los ánimos a los celtistas con un hat-trick que mandaba los 3 puntos para Coruña.

DERBI VIGUÉS Y CAMPEONES

El último partido prometía ser muy emocionante. Se trataba de un derbi vigués ante el Coruxo, en el que una victoria clasificaba a los de Onésimo a ese soñado playoff. El partido se puso cuesta arriba, ya que los verdes golpearían primero. Aún así, a los jóvenes jugadores celestes no les pudo la presión. Primero anotaría Markel, para establecer la igualada, y luego sería Iker Losada el que pondría al Celta B por delante.

Al final del partido tocó sufrir, pero nada impediría que estos chicos celebrasen algo que se merecen, y mucho, que es el liderato y la clasificación al playoff de ascenso a 2ª División.

«Ahora, a seguir soñando»

muchacalidad.com

Foto portada: Final en Barreiro, Celta B campeón | muchacalidad.com