El balón parado sentencia al Celta B

Los celestes dejan escapar una gran oportunidad en un partido muy gris de todo el equipo

El Celta B acaba de mostrar su peor versión en el duelo que los enfrentaba al CD Tudelano y suma una dolorosa derrota. El balón parado de los visitantes en dos acciones consecutivas cerró el encuentro en el primer cuarto de hora. Un 0-2 que no se movería hasta el final del partido y que deja a los celestes tocados de cara a lo que viene.

El mal partido del conjunto vigués se dio en todas las líneas del campo, tanto en la zona ofensiva como, sobre todo, en la parcela defensiva. Atrás se vio a un Celta muy endeble, con problemas a la hora de marcar a los rivales y de intensidad. Además, la expulsión de Carbonell dejó las cosas más complicadas de lo que ya estaban.

La derrota les impide seguir el ritmo de la cabeza de la liga, con Racing de Santander y Deportivo de la Coruña con sus partidos todavía por disputar.

Mal en defensa, especialmente a balón parado

El partido tuvo un inicio similar a los anteriores, con el Celta B dominando el juego desde la salida de balón, mientras que el Tudelano esperaba su oportunidad al contragolpe y a balón parado.

Los celestes gozaron de las ocasiones más claras en los primeros minutos de juego, gracias a los tiros lejanos de Alfon y Holsgrove. Aún así, el Tudelano empezó a crecer en el partido y a incomodar a los vigueses.

El conjunto navarro llegó a Vigo con las ideas claras y la intención de aprovechar las debilidades del cuadro local. Una de ellas es la defensa del balón parado y por ahí llegaría el primer tanto del encuentro, obra de Laerte tras un rechace de Gaizka. El Tudelano colgó la pelota al segundo palo, esperó la prolongación y el remate posterior de Pela, el cual saca Gaizka con el pie, pero con la mala fortuna de que ese rechace le cae a Laerte para marcar a placer.

Los visitantes se colocaban por delante para a los pocos minutos ampliar su ventaja. Si el 0-1 llegaba a balón parado, el 0-2 no iba a ser menos. Mismo procedimiento que en la acción anterior, balón al segundo palo que vuelven a prologar de un lado a otro, lugar en el que aparece Caballero para poner tierra de por medio.

Tras el mazazo, los celestes quisieron reponerse y gozaron de alguna que otra ocasión para recortar distancias. La reacción fue buena pero no tuvieron suerte en la finalización. El equipo vigués se sentía superior, pero la falta de efectividad y la debilidad mostrada en el apartado defensivo fueron su mayor castigo.

El 0-2 llegaría vigente al descanso con una tangana en los instantes finales que inició Gabri Veiga y que continuó con Iker Losada de por medio. Los celestes estaban nerviosos y seguro que no entraba en sus planes irse al descanso con este resultado.

La expulsión de Carbonell sentencia el encuentro

A pesar del resultado en contra y la necesidad de remontar, el Celta B no realizó ningún cambio tras el paso por vestuarios. En el reinicio se vio lo esperado, un Celta B con la iniciativa, pero que se quedaría con uno menos a los pocos minutos de empezar el segundo tiempo. El árbitro vio una entrada de Carbonell y consideró que era de roja, aunque en la repetición se ve una acción muy rápida y no hay imagen clara para considerar la expulsión.

A partir de este momento el partido se quedó en tierra de nadie. Los celestes dieron entrada a los primeros cambios mientras que el Tudelano jugó a partir del resultado. Los últimos 30′ fueron una mera formalidad, ya que ambos equipos sabían que el partido estaba finiquitado.

En general, en la segunda mitad hubo poco de lo que hablar, salvando alguna que otra acción de Fabricio en ataque. La expulsión sentenció el partido y los celestes no fueron capaces de acercarse con peligro a la portería rival.

La peor cara del Celta B

En el día de hoy se pudo ver la peor versión del equipo de Onésimo, coincidiendo con la ausencia del técnico celeste por acumulación de tarjetas amarillas (en el caso de los entrenadores son 3). Además de este, también faltó una de las sensaciones de la temporada, Miguel Rodríguez, quién no estuvo sobre el césped de Barreiro. En el caso del delantero se desconoce el motivo.

En Barreiro apareció un Celta B apático, sin intensidad y con unos problemas defensivos impropios de este equipo en las últimas jornadas. A ello se une la falta de gol, pero no solo eso, sino también las dificultades existentes para generar peligro real. Salvo algunas acciones puntuales, la mayoría en el primer tiempo, el filial vigués no supo intimidar al rival. Esta es una llamada de atención al equipo, que necesita mucho más si quiere pelear por el ascenso.

En definitiva, derrota merecida, que aleja a los celestes de la cabeza de la liga.

FICHA

SÁBADO 12/03/2022 (16:30) Campo: Municipal de Barreiro

RC CELTA B 0 – 2 CD TUDELANO (0-2)

CEL: Gaizka Campos, Iker Losada (Carrique 68′), Álex Martín, Javi Castro, Diego Pampín, Carbonell, Holsgrove, Alfon (Fran López 58′), Gabri Veiga (Beitia 68′), Javi Gómez (Cedric 58′), Lautaro (Fabricio 58′)

TUD: Natxo Zabal, Iván López (Cavafe 63′), Pela, Diego Royo, Luna, Laerte (Cabellud 63′), Gualda, Aranzabe (Cedenilla 85′), Aitor González (Faber 85′), Alain (Agus Alonso 80′), Caballero

Goles: 0-1 Laerte 13′, 0-2 Caballero 17′

Árbitro: Manuel Pozueta Rodríguez (comité cántabro)

Amonestaciones: TA – Gabri Veiga (CEL) 45’+2′, Iván López (TUD) 45’+2′, Laerte (TUD) 52′, Alain (TUD) 63′, Diego Royo (TUD) 78′, Álex Martín (CEL) 90’+2′, Diego Royo (TUD) 90’+5′

TR – Carbonell (CEL) 50′, Gael Alonso (CEL; Banquillo) 53′, Diego Royo (TUD; Doble amarilla)