El Déportivo desnudó al Racing en Riazor

El Deportivo pasó por encima del Racing en la primera mitad del duelo disputado el pasado domingo en Riazor. La presión que ejercieron los de Oscar Cano sobre los centrocampistas verdes y especialmente ahogando a sus hombres de banda, llevaron al Racing a cometer errores impropios en los de Cristóbal Parralo durante la temporada.

Asfixiados física y mentalmente los ferrolanos no tuvieron ni el óxigeno, ni las piernas necesarias para imponerse en los duelos directos ni tampoco el cerebro para procesar tanto acoso. Así, asomaron las verguenzas y el desnudo de un Racing que quedó en evidencia durante los primeros cuarenta y cinco minutos de partido.

El Dépor recuperó su mejor versión. Presión denfensiva y ritmo de balón en la ofensiva. A la par recuperando las mejores versiones de algunos de sus mejores hombres. El caso de Diego Villares el más evidente, o los de Antoñito, Svensson o Víctor Narro que cuajaron una buena actuación. Quiles, al que Oscar Cano reconoció su gran trabajo defensivo, no fue necesitado en el ataque.

El Racing por contra evidenció sus carencias y cuajó su peor partido de la temporada, con una línea defensiva que poco tiene que ver con la formada por Ferrone, Jon García, David Castro y Pumar, con la que los verdes fueron capaces de mantenerse líderes e invictos durante las nueve primeras jornadas. Manzanar y Bernal no pudieron esta vez mantener el tipo, con un Alex López desconocido y un Héber Pena ahogado por la estrategia blanquiazul. Carlos Vicente fue la única luz gracias a su desborde y velocidad, pero muy desasitido. Joselu una isla en medio de una fuerte marejada.

La segunda parte fue otra historia

En el segundo acto el Dépor guardo la ventaja y amenazó con aumentarla. El Racing buscó su otro yo con Luis Chacón, Jardí y Manu Justo, pero no terminó de encontrarlo. El primero pide a gritos la titularidad y volvió a ser el faro de los verdes como hiciera ante el Linares en A Malata donde el de Pontedume fue el mejor de los veintidós. Ante el Dépor, el único con las luces necesarias.

El Deportivo volverá a tener un nueva prueba de fuego la próxima jornada, para demostrar que la desfeita de Badajoz fue un despiste y que la victoria ante el Racing les dará los folgos suficienes para imponerse a domicilio de un Ceuta farolillo rojo de la tabla. Oscar Cano no querrá volver a pronunciar aquello de «hemos estado absolutamente ridículos», tras el partido ante su ex equipo.

El Racing por su parte la tendrá para demostrar ante su afición que el de Riazor no es el Racing conocido y que A Malata es fortín. Será el Alcorcón, otro de los gallitos de la categoría, el que ponga a prueba esta vez a los de un Cristóbal Parralo que confía en recuperar a los suyos para el envite y que tras la amarga derrota de Riazor afirmó que: «Está claro que no hemos sido nosotros»