PREVIA | El Arosa no puede fallar en casa ante el colista

Sergio Cotilla, con el balón en la imagen, es el único jugador del Arosa que ha disputado todos los minutos de la temporada | El Comercio

El conjunto arlequinado quiere hacer bueno el empate en Langreo y confirmar la mejoría en las sensaciones obtenidas el domingo para sumar tres puntos ante el Ceares, vitales para la lucha por la salvación

 Tras mejorar sensaciones respecto a partidos anteriores en el empate ante el Langreo, el Arosa vuelve a A Lomba para recibir la visita del colista de la categoría. El Ceares, virtualmente descendido, llega tras ganar al Real Avilés y quiere apurar sus opciones de salvarse hasta el último minuto ante un Arosa que necesita los tres puntos. Los de Jorge Otero no ganan desde el 13 de febrero y buscan salir de los puestos de descenso en un choque crucial para su futuro inmediato.

 El conjunto de Vilagarcía se sitúa antepenúltimo con 31 puntos, dos menos que la Gimnástica Segoviana, equipo que marca ahora mismo la salvación. El Arosa sigue metido en la lucha por evitar el descenso pero no puede fallar esta semana ante el colista y como local si no quiere ver como sus rivales se alejan cada vez más.  El partido tendrá lugar en horario matinal, por primera vez este año en A Lomba, y se espera una gran entrada para apoyar a los arlequinados, que en la ida vencieron por 1-4 en La Cruz.

Arosa

 Jorge Otero pasó por rueda de prensa para analizar el partido de esta semana. El técnico arlequinado no se fía del partido y reconoce que el rival es un gran equipo que puede hacerles daño mediante la defensa de tres, su salida de balón en corto y sus dos buenos delanteros. Otero afirma que el equipo llega con buen sabor de boca tras la buena actuación de Langreo y advierte sobre la importancia que tiene el partido para lograr el objetivo.

 El entrenador de Nigrán ve clave plantear un partido serio con concentración en el que deben encontrar espacios a la espalda de los laterales mediante la amplitud y la profundidad. Por último, Jorge Otero centró su discurso en pensar única y exclusivamente en el choque del domingo a las doce (horario que no influye en su opinión) para no despistarse con otros condicionantes.

 En el plano deportivo, el Arosa recupera a Róber Fernández, lesionado hace siete meses ante el Marino de Luanco, aunque no se prevé que dispute demasiados minutos por el momento. La única baja será Alberto Martín por una lesión muscular, mientras que hay cinco apercibidos: Porrúa, Luis Nuño, Mon, Cotilla y Campillo. Otero mostró despreocupación ante este tema ya que es algo que no se puede controlar en su totalidad.

Posible once: Álex Cobo, Javi Fontán, Campillo, Diego Felices, Cotilla, Pedro García, Mon, Porrúa, Luis Nuño, Luismi y Pedro Beda.

Ceares

  El Ceares, por su parte, llegará a Vilagarcía como último clasificado y descolgado de la lucha por la salvación salvo sorpresa mayúscula. Aún así, los asturianos quieren morir dando la cara y este último fin de semana derrotaron al Real Avilés por un gol a cero. El equipo dirigido por Pablo Busto quiere mantener la dinámica y dar un disgusto a la estructura arlequinada.

 El club de Gijón suma dieciocho puntos en veintisiete partidos, estando distanciado por quince puntos de los puestos de salvación. En el partido de ida fueron capaces de adelantarse en el marcador gracias a un gol de córner de Juan Carlos pero cayeron finalmente goleados. Como visitante, el Ceares solo ha logrado un punto en toda la temporada, ante el Bergantiños en la jornada dos.

 Como bien dijo Otero en la previa del partido, el Ceares suele estructurarse en una línea de tres centrales, que intentan sacar la pelota jugada, y dos carrileros profundos. Además buscan constantemente los duelos de su delantero, Madeira, probablemente el mejor jugador de toda la plantilla. Además, el equipo asturiano también tiene peligro en un balón parado que suele ser la vía de la mayoría de sus goles.

Posible once: Kike Martínez, Pelayo, Aitor Elena, David Blanco, Varo Álvarez, Zuazua, Juan Carlos, Manu Medori, Noé Fernández, Óscar Fernández y Madeira.