Tormenta institucional en “Casa Compos”

08/11/2018 Multiusos de San Lázaro.

La directiva de la SD Compostela inicio negociaciones con un grupo inversor, capitaneado por Borja Iglesias, Esteban Granero (Trabaja con diversos clubes de España y del extranjero en proyectos de inteligencia artificial para valorar jugadores) y Antonio Agrasar, CEO del Grupo Plexus.

Tanto por parte de la directiva como por parte de este grupo inversor hay un buen entendimiento, su intención sería entrar en la directiva pero manteniéndose los actuales directivos, sería una gestión compartida. La idea de ambas partes es que la operación se cierre antes de final de año, de ser así, es probable que uno de los nuevos socios explique en rueda de prensa el proyecto que quieren llevar a cabo, con la intención de devolver al club a la élite del fútbol nacional.

El motivo de tener un plazo tan corto para firmar los acuerdos es para poder firmar jugadores que refuercen al equipo, con el objetivo de buscar el ascenso con mayores garantías.


El problema surge con el anterior presidente, Antonio Quinteiro, que no autoriza la operación, uno de los motivos porque no la autoriza es por hacerla sin contar con su consentimiento, según explicó en diversas entrevistas. Antonio Quinteiro afirmó que tiene a un grupo empresarial ligado al sector del automóvil en Galicia dispuesta a entrar en el club, volviendo el a la presidencia y saliendo de inmediato los miembros de esta directiva del club. A mayores reclamaba una cantidad cercana a los 3 millones de euros, indicando que si no le es abonada tanto los miembros de la actual directiva y el propio club serán responsables solidarios de dicha cantidad; dicho importe no se lo reclamaría si salen de la directiva y dejan a entrar al grupo de empresarios que él respalda.

La actual directiva no está dispuesta a aceptar lo que expone Quinteiro. También afirmó que la marca SD Compostela, que es de su propiedad, se la va a retirar al club. Si la actual directiva no acepta lo que Quinteiro dice, los llevará al juzgado. A pesar de todo ello, tanto por parte de Quinteiro como de la actual directiva quieren transmitir tranquilidad a la afición, explicando que lo quieren es hacer crecer a la entidad.

La directiva convocó una rueda de prensa el miércoles día 7 a las 20:00 en San Lázaro, para explicarle a las peñas el nuevo proyecto del grupo de empresarios con los que estuvieron negociando y la situación con el anterior presidente. También se espera que en este mes esté terminado el informe económico de la entidad, para saber las cantidades que se le adeudan al anterior presidente y sobre su viabilidad económica.


Está claro que el terremoto provocado por la venta fallida del club a Jota Peleteiro no va camino de solucionarse si no que va de mal en peor. Esto tiene pinta de ir para largo, además de dar mala imagen genera inestabilidad, lo que impide que la gente vaya a San Lázaro y más empresas decidan patrocinar al Compostela, pudiendo llevar otra vez al club a una situación de bloqueo como pasó desde finales de la temporada pasada.

Esperemos que esto no le pase factura al equipo que está en una muy buena dinámica, como le pudo pasar la temporada pasada en la segunda vuelta, donde

parecen imponerse los problemas personales y profesionales de la directiva con el anterior presidente a los intereses de la propia entidad.