Solución temporal para la portería del Ourense CF con la llegada de Jon Ander Felipe

El portero de Getxo jugó diez partidos con el filial del Athletic en Segunda División | Foto: Diari de Girona

El portero vasco firma por dos meses para suplir al lesionado Raúl Marqueta, que sufrió una rotura de abductor en el partido en Calabagueiros contra el Barco

Saltaron las alarmas en el equipo ourensano cuando lo que parecía un problema menor se convirtió en una quebradero de cabeza este miércoles al confirmarse la rotura de abductor del meta zaragozano y que le tendrá alejado de los terrenos de juego durante algunas semanas. Tras ello, desde el club se iniciaron los contactos para buscar un recambio.

En la tarde del miércoles contactaron con Jon Ander Felipe (22-5-1995). El de Getxo, que ya se entrenará este jueves a las órdenes de Rubén Domínguez, estaba sin equipo tras militar la pasada campaña en el Tudelano, con el que consiguió el ascenso a Primera RFEF. El portero de 26 años esperaba alguna oferta de superior categoría cuando le apareció la oportunidad de jugar en el Ourense CF y no se lo pensó dos veces y emprendió viaje hasta Ourense para estampar su firma con el club de Oira hasta el 21 de diciembre. El guardameta espera que en el mercado invernal pueda tener salida a un Primera o Segunda RFEF, al tiempo que en ese espacio de tiempo Raúl Marqueta esté ya recuperado y todos contentos.

Jon Ander Felipe se formó en la Escuela de Lezama desde categoría benjamín hasta el Athletic «B» con el que llegó a jugar en Segunda División. En la fábrica del equipo de San Mamés compartió vestuario con el realista Álex Remiro y Kepa Arrizabalaga, ahora en las filas del Chelsea. Éibar, Logroñés, Llagostera, Toledo, Amorebieta, Ejea de los Caballeros y Tudelano fueron sus posteriores destinos.

Cambio de cromos entre Barbadás y Arnoia

Por otra parte, también hubo movimientos en las porterías de los equipos de Os Carrís y A Queixeira. El primero de ellos anunció en sus redes sociales el retorno de Miguel Gándara al equipo de O Ribeiro, que a su vez facilitó la salida del Pablo Nóvoa, que hasta el pasado domingo defendió los colores del conjunto que entrena Iván González.