El Ribadeo, a crecer en la tabla en el 2022

El Ribadeo aspira a acercarse a la lucha por el ascenso en 2022 | Redes sociales Ribadeo FC
El Ribadeo aspira a acercarse a la lucha por el ascenso en 2022 | Redes sociales Ribadeo FC

El conjunto de A Mariña lucense acumula 19 puntos en la parte de la temporada que se disputó en el 2021. En este nuevo año buscará aumentar la puntuación para meterse entre los 5 primeros clasificados y luchar así por el ascenso a la Tercera RFEF.

Una derrota en el Pepe Barrera ante el Victoria fue la carta de presentación del conjunto dirigido por Moirón. Este mal inicio se pudo rectificar sacando un gran empate en casa del Galicia de Mugardos en la jornada 2.

Un empate ante el Lemos y una derrota en Sarria harían que el bagaje tras cuatro fechas no fuese nada esperanzador: 2 puntos de 12 posibles.

La anhelada primera victoria del Ribadeo

La primera victoria de la temporada llegaría ante la Residencia en la jornada 6, la posterior a la fecha en la que los de A Mariña descansar por orden del calendario.

Un empate ante en San Tirso y una derrota por la mínima contra el Atlético Coruña seguían sin dejar despegar en la clasificación a los celestes.

Cuatro de seis puntos posibles fue la cosecha lograda en las jornadas 9 y 10, venciendo en casa del Escairón y empatando en casa ante el Santaballés. Empezaba a haber brotes verdes. Pero hasta la fecha: 10 de 27.

Dos triunfos consecutivos, ante Foz y As Pontes, permitirían respirar y salir de zona peligrosa a los de Moirón.

Todo un espejismo, ya que acto seguido perderían dos choques seguidos ante Betanzos y Victoria.

Cerrar el año mirando hacia arriba

En el último partido de 2021 llegaría la que quizás ha sido la victoria más importante hasta el día de hoy: 2 a 1 ante el Mugardos. De esta manera el Ribadeo se posiciona séptimo, a 5 puntos de su verdugo en este encuentro, que marca la zona de play off de ascenso.

Con un final de año en el que se han obtenido 9 de los 15 puntos en juego, el Ribadeo aspira a seguir creciendo en la tabla y alcanzar los puestos de honor que dan derecho a soñar con un posible salto de categoría. El césped dirá si esto es posible o no. Plantilla hay e ilusión y trabajo también.