Carlos Vicente: «El Racing va a ser un rival duro, podemos sacar los 3 puntos en cada partido»

comparte

El extremo zaragozano destacó el buen bloque de jugadores, la personalidad del Racing y la solidez defensiva como las claves del buen arranque liguero

Con 4 jornadas de liga disputadas y 8 puntos en el casillero, Carlos Vicente valoró positivamente un arranque en el que tanto él como varios de sus compañeros, entre ellos Brais Martínez, Jesús Bernal e Iker Losada, debutan por primera vez en la categoría. Una experiencia nueva que revela que «está siendo un aprendizaje constante».

«Poco a poco, tanto a nivel del equipo como a nivel personal poco a poco estamos desarrollándonos, intentando ser mejores cada día y creo que poco a poco lo estamos consiguiendo», señaló el futbolista maño. Por el momento los resultados son positivos, si bien cree en que Alcorcón «nos podríamos haber llevado los tres puntos, pero todo el mundo tiene que estar contento y seguir trabajando».

Carlos Vicente afirma que las claves del buen comienzo del Racing, en el que ha sumado 8 puntos y ha encajado solamente 2 goles en 4 partidos, es que «se están haciendo bien las cosas, creo que la mezcla del bloque y fichajes han ayudado. Somos un equipo sólido, con personalidad y sobre todo atrás estamos siendo seguros».

También notó diferencias respecto a la Primera Federación, especialmente en las primeras jornadas, pero piensa que «conforme pasan las jornadas te vas adaptando mejor a Segunda». Asegura que «el salto es claro», pero no cree que «nos está costando demasiado a ninguno y poco a poco nos estamos adaptando bien, tanto a nivel del equipo como a nivel personal».

El extremo, caracterizado por su desborde, está siendo más vigilado y marcado por los defensas, aunque opina que también la calidad de los rivales ha aumentado: «Jugar en esta categoría no es gratis y el que está aquí ha tenido que hacer las cosas muy bien durante muchos años. Está claro que el nivel es más alto y cuesta más hacer las cosas».

Duelo contra el Villarreal B

El Racing se enfrentará el próximo domingo al filial grogueta en A Malata. Un conjunto que, confiesa, no ha visto mucho: «Esta semana cuando comencemos a preparar el partido será cuando más vea sobre ellos. Todos los filiales son equipos que tienen mucha calidad, con muy buenos jugadores y teniendo en cuenta que es un filial que está en Segunda División aún más».

Señala que jugar de fuera es más complicado, si bien considera que «es cierto que en los partidos fuera hemos merecido un poco más, a pesar de los resultado». Por otro lado, en A Malata nota algo distinto: «la gente aprieta un montón, el otro día en el partido con el Sporting les dimos una buena victoria y queremos intentar que siga viniendo más gente».

Carlos espera que haya una buena asistencia al estadio otra jornada más y anima a todo el racinguismo a apoyarlos en A Malata: «El ambiente es un aliciente más, se nota mucho cuando sales al campo y la gente te anima a ti. En Oviedo por una parte parecía que jugábamos en casa. Intentaremos que la gente siga viniendo y les animamos a que lo hagan».

Además, confesó que el buen arranque del Racing no le pareció una sorpresa: «No sé si es porque soy muy optimista, siempre hablo a partir de las sensaciones y veía al equipo muy sólido, que nos habíamos reforzado bien y que seguían la base y la dinámica del año pasado. Tener esa dinámica y esa sensación de que es difícil que te ganen es muy importante y se ha notado estas primeras jornadas».

Al igual que todos los integrantes de la plantilla y el cuerpo técnico del club ferrolano es consciente de que son un equipo recién ascendido, con las dificultades que eso supone, pero aun así Carlos Vicente confía plenamente en sus posibilidades: «Soy optimista, creo que vamos a ser un rival duro todos los partidos y que podemos sacar los 3 puntos en cada partido que juguemos».

Por último, habló de la polémica mano de Babin en Alcorcón, la cual no fue revisada por el VAR: «Me sorprendió que no se le diese más vueltas, aunque yo tampoco quiero darle muchas vueltas porque los árbitros deciden y no me quiero meter en su trabajo. Veo que le da en la mano, pero tampoco sé hasta qué punto puede serlo o no, entonces prefiero no meterme en líos».