El ascenso tendrá que esperar para el AD Miño

comparte

Todos los ingredientes para un día de fiesta y celebranción se dieron este domingo en Gallamonde. Ambiente espectácular, una afición volcada con los suyos y un gol al minuto 2 de partido que desataba la euforia entre aficionados locales que en la previa comenzaron a alentar a los suyos desde una hora antes del inicio del partido.

Sin embargo, tal despliegue no fue suficiente para que quién el Miño tenía enfrente, un Olímpico que también estuvo arropado por un buen número de fieles, se dejara influir por el ambiente y presentara batalla. Tanto que a los cinco minutos de partido los de Vilaboa ya habían devuelto la igualdad al marcador. A partir de ahí el fútbol fue el protagonista.

Miño y Olímpico llegaban a la cita primero y segundo respectivamente con tres puntos más en la tabla para los de Gallamonde que en la primera vuelta habían caído en Vilaboa por 1-0. Un empate favorecería a los locales, por lo que a los visitantes solo les valía ganar para poder proclamarse campeones en la última jornada. Una victoria local valdría el ascenso directo.

Una igualada primera mitad

Así las cosas el Miño salió en tromba sobre la portería rival. Chequi tuvo el 1-0 en un remate de cabeza que se le marchó alto y una gran jugada combinativa por derecha terminaba con Róber poniendo un centro sobre el área que Cheki tocaba de cabeza sobre el segundo palo para la llegada de Martín que remachó la pelota a la red. Euforia desatada entre los aficionados locales por el gol y todo a favor para el conjunto local.

Todavía Pablo Lourido pudo embocar a la salida de un córner pero su disparo, duro, se marchó alto. Acto seguido en la otra portería un centro desde la derecha lo remataba Barreiro de cabeza colocando la pelota lejos del alcance de Javier, 1-1 cuando tan solo habían transcurrido 5 minutos del partido.

El Miño encajó el golpe y trató de venirse arriba, Trillo y Chequi gozaron de una doble oportunidad dentro del área que ni uno ni otro atinaron a convertir para los locales y por parte visitante lo intentó el cuadro de Vilaboa con sendos disparos desde la frontal que detuvo Javier sin problemas. La primera parte fue un toma y daca, con un Miño generando más cerca del área visitante y un Olímpico ordenado que buscó combinar para llevar la pelota sobre el área rival. Con las espadas en alto se llegó al descanso.

El Miño tuvo en su mano el ascenso

La reanudación se produjo de la misma manera que lo había hecho la primera parte. El Miño puso la directa y en el 47, Chequi fue objeto de un claro penalti que Sergio Trillo se encargó de transformar en el 2-1. La fiesta continuaba en la grada y con la afición local aun festejando, una transición visitante por banda izquierda con centro medido al seguno palo lo remataba Ramallo inapelable para el 2-2 que dejaba mudo el graderío local.

El Olímpico mostró su mejor cara durante los primeros minutos de esta segunda mitad, los de Ramos pusieron en aprietos a los de Manel Montero y a punto estuvieron de adelantarse en el marcador. El Miño por su parte y a pesar de que eran los visitantes los más necesitados de la victoria, no se conformó con el empate y generó peligro suficiente como para hacerse acreedor a la victoria. Ya en el último cuarto de hora los visitantes desperdiciaban una clara ocasión en un disparo que se marchó fuera por poco a la izquierda de la meta de Javier y el goleador Ramallo veía la roja directa por una entrada peligrosa sobre Arume que dejaba a su equipo con diez. A partir de ahí el Olímpico busco a la desesperada el tanto de la victoria y se fue arriba, lo que aprovechó el Miño para montar una contra en la que Nes, en ventaja, se internó en el área y cedió para la llegada de Rebolo que libre de marca en el área pequeña y a puerta vacía golpeaba mal el cuero que se marchaba por encima del larguero.

El tanto del ascenso se había escapado para un Miño que tendrá que esperar a la última jornada para cantar el alirón. Un punto ante el Ural coruñés bastará para que los de Gallamonde celebren un ascenso que tuvieron en su mano. Por contra el Olímpico habrá de esperar una derrota de los de Gallamonde e imponerse en su feudo a un Caión lejos ya de los puestos de play off.