El Celta se lleva el trofeo Antonio Bermúdez

comparte

El Celta y el Compostela se vieron las caras en el Vero Boquete en la disputa del trofeo Antonio Bermúdez, en el que el Celta se llevó el partido con relativa comodidad haciendo valer su condición de equipo de superior categoría.

El Celta con la disputa de este amistoso en el Vero Boquete cumplió lo acordado el pasado verano con el traspaso de Pablo Durán al cuadro céltico.

Se podía pensar que Rafa Benítez reservaría a buena parte de sus jugadores ante el inminente comienzo de la liga de primera división, pero no fue así y llegó a Santiago con todo su arsenal para la última prueba de los célticos en la pretemporada.

El técnico madrileño puso sobre el verde a Coke de guardameta, Kevin Vázquez, Aido, Fontán y Manu Sánchez en línea defensiva; Renato Tapia y Dotor como mediocentros defensivos, Carles Pérez y Jonthan Bamba por las bandas; como referencias en el ataque Gonzalo Paciencia e Iago Aspas. Este podía ser perfectamente un once en un partido oficial del Celta.
Por su parte Manel Menéndez puso a Pato Guillén bajo los palos; a Kike y a Álvaro Casas como centrales, Martín Salvador y Pep Caballé en los laterales izquierdo y derecho respectivamente; Pablo Antas y Fer Beltrán como pareja de mediocentros defensivos, por delante el canterano Xoel, por la izquierda Juampa y Hugo Matos por la derecha a pierna cambiada; como jugador más adelantado estuvo Manu Barreiro.

El partido registró una gran asistencia de aficionados, el público respondió ante la visita de todo un primera división como el Celta; otro aspecto fueron las altas temperaturas que superaron los treinta grados al inicio del encuentro.

El encuentro comenzó un Celta dominador y el Compostela cerrado en su campo, procurando no dejar espacios atrás, e intentando sorprender al contraataque. El ritmo de juego era lento, algo habitual en un partido de pretemporada y con altas temperaturas como era el caso del día de hoy. En los primeros compases del encuentro pasaron pocas cosas, los de Manel a pesar de ser dominados no estaban pasando apuros sobre el césped. A pesar de ello la primera ocasión sería para el Compos proveniente de un saque de esquina en el que Manu Barreiro no acierta a rematar. Pero sobre el minuto veinte de juego las llegadas al área de Pato empezaban a incrementarse, posiblemente porque los de Manel se estaban yendo un poco más hacia arriba. Así Gonzalo Paciencia realizó un potente disparo lejano que obligó a Pato a realizar un gran parada.

Sobre la media hora de juego llegaría el 0-1, Bamba desde la banda izquierda del ataque céltico manda un balón al área, que le llega a Iago Aspas que está libre de marca y posiblemente en fuera de juego, plantándose sólo ante Pato que no perdona y la manda al fondo de la red. Ese gol puso nervioso a los de Manel, así pocos minutos después una combinación en el centro del campo olívico entre Renato Tapia y Paciencia que asiste a Iago Aspas que falla ante Pato; luego lo intentaría Bamba con disparo desde fuera del área. Los de Rafa Benítez crearon más peligro en esos minutos que en todo el primer tiempo.

Victoria celeste sin complicaciones

Tras la reanudación ambos entrenadores realizan diversos cambios, en el caso del Celta salió con un equipo prácticamente nuevo, en el que sólo repitió Coke. En el once de la segunda parte destacó la entrada de Gabri Veiga que empezó el encuentro desde el banquillo. Un jugador sobre el que siguen los rumores sobre su salida o no del cuadro olívico.
El comienzo de la segunda parte no pudo ser peor para el Compostela, en la que una pérdida de balón en el centro del campo de Pablo Antas, el balón fue a parar a lo pies del delantero sueco Larssen que sólo ante Pato no fallaría y anotaría el 0-2 en el electrónico.

A los pocos minutos una gran internada de Miguel Rodríguez por el lado derecho del ataque céltico, se adentra en el área hace el pase de la muerte y ahí está Luca de la Torre para anotar el tercero de la calurosa tarde, sentenciando el encuentro por si no lo estaba ya. El Celta seguía llegando a la portería de Pato obligando a lucirse al portero charrúa que fue de los mejores en la parroquia local. La única ocasión clara de gol para los de Manel estuvo en las botas de Antón de Vicente pero no acertó a rematar.

Con el paso de los minutos el partido se fue diluyendo y al final el Celta ganó casi sin despeinarse, a pesar de ello el cuadro local no dio una mala imagen ante un equipo de primera división como es el Celta. En el Compostela causaron muy buena impresión Caballé, Pato Guillén y el canterano Hugo Matos, en ataque se ve un equipo bastante plano en el que el centro del campo no se entiende aún con Manu Barreiro.
En el segundo tiempo Manel dio la oportunidad a jugadores como Parapar, Jaime Santos, Jordan, Mangana, Soto, Crespo, además de canteranos que están causando muy buena impresión como son los casos de Dani Varela, Jorge Sálamo o Landeira.

Para el Compostela esta es una semana cargada de amistosos el próximo será el jueves a las 19:30 en A Pobra do Caramiñal ante el Deportivo de Primera Federación; por su parte para el Celta se le acabaron las pruebas y tiene su primera jornada de liga este domingo ante el Osasuna.