LA CONTRACRÓNICA | A la sombra de los demiurgos

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Por Jorge Deza


Allá abajo, en lo profundo, entre las anfractuosidades del ominoso pozo donde extraños vapores enloquecen al más pintado, un puñado de equipos de fútbol de carne y hueso luchan por sobrevivir a la pandemia de idiocia que asola al deporte rey de un tiempo a esta parte. Son los de Segunda B que aspiran a subir a Segunda; los que aspiran a seguir en la tercera categoría para jugar en 2021-22 una liga innovadora con dos grupos de 20 equipos…; y los que aspiran a no caerse por la nueva sima federativa, que es larga (y también ominosa). Con tres jornadas consumidas de la fase segunda de este artefacto, en lo que nos importa el Racing volvió a ser en gran medida el Racing de la era Parralo superando bien a un muy flojo, y desde el pasado fin de semana descendido, rival. Más intenso, constante y enchufado. Con el gol escaso pero siempre repartido, en este caso estrenándose Quique Fornos y Dani Nieto en la faceta. Y con el concurso de ideas siempre abierto a jugadores menos habituales que, de pronto, se sacan un partidazo (ejemplo, Javi Rey). 

Mientras todo eso tan cotidiano y entrañable ocurre donde el mundo real, los grandes demiurgos anuncian desde allá arriba al mundo, con urgente estruendo, que necesitan más. Mucho más. ¿Amor? ¿Vacaciones? No. Dinero. Advierten que moldearán a su antojo la Materia Informe nacida de sus lágrimas y caprichos para montar una macrofiesta privada que pagarás tú. Y la UEFA en pelotas se quedó por el sobresalto. Algunos profetizan que la destrucción de los sueños llegará a no mucho tardar. Que el aniquilamiento de los méritos será un hecho. Que el esfuerzo colectivo, las ilusiones inherentes, la ética y todo eso serán pronto cosas del pasado. Los Hijos de la Materia Informe gozarán implantando una nueva moral emanada del inefable e infalible catecismo globalista. Será la apoteosis del capitalismo transversal para todos y todas. Del fútbol Amazon. El nacimiento de un nuevo colectivo vulnerable-subvencionable que juegue con tus sentimientos y gane partidas, que no partidos. ¿Qué importa la crisis mientras la sufras tú? Y ponte la mascarilla, que aún hace frío.

A la espera de lo que suceda, y de que Joselu vuelva a marcar un gol, toca pensar en Langreo y su hierba artificial.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp