El Anxo Carro se vistió de gala para presenciar el empate entre Lugo y Sporting

El Anxo carro se vistió de gala
El Anxo carro se vistió de gala

El CD Lugo regresaba al Anxo Carro para medir fuerzas ante el Real Sporting de Gijón en el duelo más esperado por la parroquia blanquirroja (ambas) de todo lo que llevamos de temporada.

Desplazamiento masivo de aficionados asturianos, ambiente de partido de superior categoría, para un choque en el que el feudo albivermello presentaba un aspecto inmejorable, rozando el lleno total. Albés disponía su esquema ya conocido en el inicio, con las novedades de Ricard en el lateral derecho, y de Carrillo en la punta de ataque local. Bloque de garantías para pelear ante un rival favorito al ascenso a Liga Santander, liderado por el goleador Djuka, acompañado por hombres de calidad como Villalba, Mariño, o los ex amurallados, “Puma” Rodríguez y Kravets. Partido intensísimo desde el inicio, con ambos equipos generando claras ocasiones de gol, mostrándose fuertes en defensa, y rápidos a la hora de buscar la espalda contraria.

Entró bien el Lugo al partido

El conjunto local acumulaba desde el arranque un buen número de acercamientos por ambos costados. Buena organización en retaguardia para cerrar espacios, y velocidad en las alas para agilizar las contras. Ni siquiera la baja de Valentín por temprana lesión iba a modificar el plan de partido, ya que Cuéllar tomaba relevo, mostrando de inmediato las posibilidades de su juego, rearmando el ataque tras el cambio. Los centros cruzados del cuadro lucense, eran contestados rápidamente con contundencia por parte del rival, en ocasiones protagonizadas principalmente por Djuka. El punta serbio acumulaba los remates más peligrosos, emitidos desde todas las distancias, y bien secundado a su vez por Kravets y Aitor, responsables de sendos acercamientos muy claros desde media distancia, abortados, eso sí, en todo momento por un Fran Vieites seguro y eficaz. La primera parte caía de lado albivermello, con unos minutos finales de infarto, en los que Señé, Cuéllar y Carrillo rozaron el gol tras combinaciones de quilates que dejaban al CD Lugo como señor del periodo, de manera indiscutible. Una ocasión cristalina de Alende a la salida de un saque de esquina servía como epitafio para una primera parte que terminó perteneciendo a los lucenses a los puntos.

Más Lugo tras el descanso

La segunda mitad arrancaba dinámica y positiva para los intereses locales. El equipo de Albés no levantaba el pie del acelerador, y continuaba llegando con peligro a las inmediaciones del área visitante. Intensidad en la pugna, gran despliegue físico, y altas dosis de rigor en cada movimiento del equipo, servían como base para un reingreso de alto nivel de los amurallados. Las sensaciones seguían mejorando con el paso de los minutos, y ese crecimiento terminaba cristalizando en el primer gol de la tarde. Gran balón de Xavi Torres al espacio entre portería y retaguardia, duda de Mariño en la salida, y Chris Ramos que picaba el balón ante la llegada del meta, para marcar después a placer a puerta vacía. Gran jugada, gran finalización, y gran disposición del equipo en uno de los momentos clave del partido.

El duelo subía de revoluciones, y el Sporting buscaba su espacio en llegadas rápidas y en pocos toques, como la que finalizaba Aitor, con gran parada de Vieites al disparo colocado del extremo. Carrusel de cambios en filas gijonesas, y apuesta total por un gol que no llegaba gracias al buen hacer de la zaga local. Enfrente, Chris Ramos rozaba de nuevo el gol en una carrera por vía interior de alto nivel, zafándose de cuanto rival salía al paso, demostrando la capacidad generadora del ataque amurallado, que no cesaba en su afán de ampliar la ventaja.

Achuchó el Lugo, igualó el Sporting

El tramo final de partido presentaba una lucha sin cuartel, en la que ambos bandos se lanzaban a por un triunfo que adquiría valor máximo con el paso de los minutos. El Real Sporting conseguía el empate a través de Milovanov, que remataba con potencia una veloz combinación por derecha para igualar el encuentro. Acto seguido, Canella, Iriome, Juanpe y Barreiro, hacían su ingreso para terminar de quemar naves en busca de la ventaja perdida. El CD Lugo concluía el partido merecedor de mayor fortuna, tras un trabajo encomiable en todos los aspectos, que situó a los de Albés a la vanguardia de la iniciativa en el juego durante la mayor parte de los minutos del choque. El pitido final dejaba en tablas un partido que, salvo en el marcador, perteneció a los amurallados en todos sus aspectos.


Comunicación CD Lugo