Empate sin goles del Lugo en el Anxo Carro ante la Real Sociedad B

  • El Club Deportivo Lugo volvía al Anxo Carro en la segunda jornada de competición, y lo hacía con la misión de devolver sensaciones y alegrías a la grada de un estadio que volvía a contar con sus seguidores en la bancada. En el estreno del feudo lucense en la presente temporada, los de Albés mantenían once y formación vista en Oviedo, con la excepción de Señé, que ingresaba en el equipo en lugar e Seoane. Bloque compacto para medir fuerzas ante un Sanse capitaneado por Xabi Alonso en el banquillo, y repleto de jugadores con presente en la máxima categoría del fútbol español. El choque arrancaba parejo, con dos planes diferenciados para afrontar el duelo. El conjunto local, replegado, práctico y riguroso en sus movimientos en busca de opciones por ambos costados, y a balón cruzado sobre el área txuri urdin. Enfrente, los donostiarras acumulaban el mayor porcentaje de posesión, y el crecimiento ordenado desde atrás, con agilidad en la circulación y continuidad.

Pese al mayor control visitante, las mejores ocasiones caían del lado amurallado. Gerard Valentín, en dos buenas acciones individuales, llevaba el peligro al corazón del área rival, colocando centros medidos tras vencer a su par en el desborde, que por centímetros no hallaban rematador. En otra aproximación de garantías, Hugo Rama conseguía colocar un balón preciso en la cabeza de Manu Barreiro, que remataba con potencia, aunque encontrando en su camino la seguridad de Zubiaurre bajo palos. El CD Lugo mantenía el orden táctico de manera prioritaria, dejando al rival el control de la zona medular, y cerrando espacios de creación para salir con velocidad a la contra. Buen periodo, muy trabajado por los de Albés, que marchaban a vestuarios con mejores sensaciones que el rival.

CD Lugo

La segunda parte proseguía con el guion visto en su antecesora, aunque con un CD Lugo más activo e incisivo en faceta ofensiva. Rama dejaba su sitio a Seoane, y el equipo proseguía con la búsqueda de sus opciones de juego. Precisamente, el 8 albivermello serviría un centro preciso para el remate de Chris Ramos, quién rozaba el tanto por centímetros. A renglón seguido, Valentín colocaba un nuevo servicio para el remate de Señé, en la continuación de un ataque prolongado y de marcado color local. Los de Albés atacaban más y mejor, y respondían así al dominio de una Real B que veía cómo el dominio de los espacios comenzaba a fluctuar.

El tramo final traería la apuesta final de los locales por la victoria. El técnico albivermello daba entrada en el mismo cambio a Joselu, Mayoral y Pita, y refrescaba las reservas del equipo en busca del gol del triunfo. El bloque adelantaba metros sobre campo rival, y la presión y las entradas por costados obligaban al rival a un desahogo constante para evitar el peligro de los atacantes locales. Con el ingreso de Cuéllar se terminaba de completar la apuesta amurallada por un frente de ataque que lograse cristalizar las numerosas aproximaciones que los hombres de vanguardia estaban generando. Juego directo, combinado con buenas entradas por carriles centrales, concentraban la oferta de ataque en el argumentario lucense. Pese a las numerosas tentativas, el marcador no sufriría modificación alguna, y el final obligaba al reparto de puntos entre ambos contrincantes.


Comunicación CD Lugo