Míchel Alonso: «Desde el primer día contemplaba la posibilidad de quedarme sin equipo»

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

No tiene redes sociales, no realiza declaraciones estrambóticas ni enarbola la bandera de ningún estilo, pero sus méritos sobre el campo son incuestionables. «Parece que, en vez de por el Formentera, he fichado por el Milan». Míchel Alonso atiende a muchacalidad.com en plena vorágine de llamadas de felicitación, entrevistas y trabajo de club mientras disfruta de sus últimas horas en Ferrol. La próxima semana pondrá rumbo a Formentera, donde le espera uno de los retos más excitantes de su carrera. De Caranza para el mundo.

Pregunta: ¿Por qué Formentera?

Respuesta: Fue todo muy rápido, cuestión de días. Se pusieron en contacto conmigo a raíz de la salida de Raúl Pérez, al que conozco y que fue parte importante de mi fichaje. Sé que le habló bien de mí al club. Me llamaron y, a partir de ahí, el tema avanzó a mucha velocidad. Percibí su interés desde el primer momento. Me habían dado muy buenas referencias de la entidad.

P: Entiendo que no tienes representante. ¿Quién te llamó?

R: Durante los últimos meses sí dispuse de agente, pero en este caso fue el vicepresidente quien contactó directamente conmigo. Charlé con él y con el presidente y llegamos pronto a un acuerdo.

P: ¿Esperabas encontrar algo en Primera RFEF?

R: Siempre aspiras a entrenar lo más arriba que puedas. Hubo alguna opción con un club que me trasladó su interés, pero no cuajó. Sabía que iba a ser complicado, sin haber accedido por la vía deportiva a esa nueva categoría. Era difícil y no esperaba nada especial.

P: ¿Te dio tiempo a temer la posibilidad de quedarte sin banquillo?

R: Desde el momento en que tomé la decisión de no seguir en Coruxo, contemplaba esa opción. Ya me pasó otra vez: cuando salí del Somozas, tras hacerlo muy bien, me fui para casa. Es algo que no sería nuevo para mí. Lo valoraba, pero al mismo tiempo tenía ganas de vivir una nueva experiencia como esta: fuera de casa, intentar demostrar lo ya hecho en Galicia…

P: ¿No te preocupaba dejar de entrenar?

R: Todo estaba planificado y pensado. Acabé la temporada muy desgastado, pero soy una persona a la que, si le dan en el punto clave, se le enciende la chispa rápido, independientemente de la categoría. Si me hubiese quedado sin equipo hubiese ido a ver a gente entrenar, que creo que es lo mejor que se puede hacer para formarse y seguir adquiriendo conocimientos; además, hubiese apostado por algo que voy a intentar compaginar, que es aprender inglés. Tengo ganas. Con tiempo, lo iba a hacer seguro.

P: Mucha gente te asoció al Compostela tras la marcha de Yago Iglesias.

R: Fueron rumores que llegaron en un período que no me ayudó. A alguna gente en Coruxo le confundió ese runrún, porque no hubo nada en ningún momento. Parecía que me iba de Vigo para fichar por el Compostela. Nunca me llamó nadie.

P: ¿Te marcan algún objetivo desde el Formentera para el próximo curso?

R: El equipo viene de Tercera, y la meta de salida es mantenerse en Segunda RFEF. Es un objetivo coherente. A partir de ahí, la competición nos irá colocando en nuestro sitio. Sabemos que será una categoría dura.

P: ¿Habrá muchos cambios en la plantilla? ¿Tendrás mano para fichar?

R: Estamos en ese proceso. Entre ocho y diez jugadores van a continuar, y el resto serán incorporaciones. También voy a ocupar la faceta de director deportivo, así que el peso de los fichajes recaerá en gran parte en mí.

P: ¿Cómo es la estructura del club? ¿Ha crecido en los últimos años?

R: El campo es de hierba artificial, y las instalaciones han mejorado. Es un equipo pequeño, pero, por lo que estoy viviendo estos días, bien estructurado. Hay gente que controla todas las áreas: la deportiva, comunicación… Pocas personas, pero organizadas.

P: ¿Quién te ayudó a saber más sobre la entidad y la isla?

R: Coincide que hay bastante gente que conozco que pasó por Formentera: Moha Chabboura, al que dirigí esta temporada en Coruxo; Raúl Pérez, que sale este año y con el que tenía trato porque me llamaba para informarse sobre futbolistas; Javi Rosa y Kiko González, que pasaron por As Somozas… Hay muchas personas cercanas en las que pude apoyarme.

P: Hace años el club tenía serios problemas para alojar a sus jugadores por la falta de apartamentos en verano, período en que Formentera cuadruplica su población. ¿Siguen vigentes?

R: Es complicado. Sé que ahora, en relación a otros años, el club posee ya unos pisos fijos de los que puede disfrutar toda la temporada. Es algo que hay que manejar y tener en cuenta, por el coste que supone y porque no hay muchos.

P: ¿Vas solo o te acompaña tu familia?

R: Voy solo. Mis hijos ya son mayores; mi mujer trabaja en Ferrol, e irá para allá cuando pida días en el trabajo y esas cosas. Estará conmigo de ayudante Rodri, que ya me acompañó en As Somozas. Será preparador físico.

P: Hasta hace poco sin representante, sin redes sociales y sin querer llamar la atención. Eres una rara avis en esto del fútbol.

R: Sé que Twitter es una buena herramienta para poder utilizarla, estoy al corriente, pero hasta ahora no siento la necesidad de usarla para lo que la emplea mucha gente: promocionarse. Lo digo así de claro. Prefiero seguir trabajando que darle por ahí.

P: ¿Formentera es otro paso intermedio para continuar escalando?

R: Es un paso. No lo veo como un paso hacia nada, porque no tengo ningún camino marcado. Quizá sea un error, pero yo soy así. Iré a donde me lleve el fútbol. Ahora, a Formentera; lo siguiente, ya veremos.


Foto: Míchel Alonso, en su cuarto de trabajo habitual | Cedida

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp