Abraham Santos, «trotamundos» bajo palos

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Casi treinta años de fútbol contemplan a un guardameta que todavía hoy y ya en el ocaso de su carrera conserva la misma ilusión de aquél juvenil que probaba suerte en el mítico Portuarios.

A partir de ahí, una historia plagada de vivencias tan intensas como la muerte durante uno de sus partidos de Manuel Candocia presidente del Somozas donde Abraham militó durante 9 temporadas o el histórico ascenso a 2ªB en el mismo escenario.

Hoy cubre los tres palos del no menos mítico O Pote, donde en su segunda temporada hace balance de su trayectoria.

PREGUNTA (P): Bueno,  la gran mayoría de aficionados te conocen pero ¿quién es Abraham?
RESPUESTA (R):Pues intento ser una persona sencilla, alegre, tranquilo y optimista, aunque no siempre sale, hay un cable pelado por ahí que a veces se cruza, pero enseguida se me pasa, jajaja…


(P):  Repasemos un poco tu trayectoria deportiva tanto de entrenador como de jugador.
(R): Voy a  empezar como entrenador que ahí apenas tengo bagaje. En la temporada 02/03 entrené con Benchi al Alevín B del Narón. En la 16/17 entrené a los porteros de la base de la SD O Val y esta temporada estoy entrenando a los porteros de la base del club.Como jugador empecé relativamente tarde a jugar a fútbol, hasta juveniles no me picó el gusanillo, aunque ya había jugado a fútbol sala en el colegio. Un amigo me comentó que el Portuarios necesitaba un portero donde me tuvieron a prueba una semana y allí me quedé los tres años de juveniles. Después le siguieron dos temporadas en el Canido, otras dos en Meirás, dos y media en Narón, dos en Mugardos. Vuelvo media temporada a Meirás de donde me ficha el Somozas para jugar nueve temporadas allí. Posteriormente vendría una temporada y media en Cedeira, media en Viveiro, una en O Val, una en el Montañeros y ahora en Maniños jugando mi segunda temporada. Casi treinta años de fútbol muy resumidos, llenos de experiencias, la mayoría de ellas increíbles y también como no, alguna decepción. Ha sido un lujo y estoy muy orgulloso de haber jugado en todos estos equipos.


(P):  Hace una temporada llegaste al Maniños después de una trayectoria en la que incluyen los mejores clubs de la Comarca, ¿como fue de aceptar la propuesta blanca?
(R): Fue la única propuesta que tuve, así que fue fácil, jajaja… fuera bromas, casi todo el mundo sabe la relación de amistad que me une con Pablo Mesa, él sabía que yo no iba seguir en el Montañeros e Iñaki ya tenía cerrado su fichaje con el Mugardos. Hablamos, me explicó el proyecto, el funcionamiento del club… y aquí estoy.


(P): Tu padre ya fue jugador del Maniños pero tu conexión con el Club viene de más atrás…(R): Si, como bien dices mi padre jugó tres temporadas en el club, pero la conexión viene por parte de mi madre, ella es de Maniños, concretamente de La Armada, mi abuelo fue directivo y colaborador del club un montón de años, mi abuela también ayudaba lavando las equipaciones, mi tío Isaac jugó hasta juveniles y mi padrino Michel jugó también muchas temporadas en el club. Dicen que tenía una zurda espectacular. Los primeros recuerdos que tengo de una portería y un campo de fútbol son en el viejo O Pote cuando me llevaba mi abuelo siendo yo un renacuajo.


(P):   Es tu segunda temporada en el club, este año te decidiste a entrenar los porteros de la base,  ¿como surgió esta posibilidad?
(R): Ya hubo esa posibilidad el año pasado, el club me lo propuso y era algo que me gustaba pero no quería jugar y entrenar. Este año me lo pensé mucho y fui yo el que me ofrecí, me apetecía entrenar, aportar mi experiencia.


(P): Y ahora ya en faena ¿que te estaba pareciendo la experiencia?(R): Trabajar con niños no siempre es fácil, hay días que sales encabronado porque las cosas no han ido como esperabas pero la mayoría de las veces es gratificante, verlos disfrutar entrenando, como van evolucionando… Desde el club te dejan trabajar, te dan todas las facilidades que pueden, estaba encantado la verdad.


(P): Vayamos a tu faceta de entrenador, ¿que intentas transmitir a tus jugadores?
(R):Ante todo, lo que quiero es que sean compañeros, que se respeten y que disfruten entrenando, cuanto mejor lo pasen mejor van a entrenar y más progresarán.
(P): ¿Hay gran diferencia en los entrenamientos a los porteros de  F11 o de F8?


(R): Los entrenamientos de F8 que hago yo son, casi todos, entrenamientos de F11 adaptados a las medidas del F8, hay pequeñas diferencias pero tiene que ir encaminado todo hacía el F11 que es el siguiente paso que van a dar los niños e intentamos que lleguen con un trabajo de base ya adquirido.
(P): El Maniños siempre apostó por la figura del entrenador de porteros, anteriormente pasaron por ahí Samuel, Iñaki, Andrés Pena, Pablo el portero juvenil… ¿Crees en la evolución de un portero sin entrenamiento específico?


(R):Yo creo que el portero sin entrenamiento específico  evoluciona, pero evidentemente su progresión es mucho más lenta, hoy en día es fundamental este tipo de entrenamiento en todos los equipos y mucho más en la base.
(P): ¿Que opinas del llamado portero moderno que tiene que jugar casi como un jugador con los pies en contraposición del portero tradicional que su única misión es parar?.

(R): El fútbol ha evolucionado tanto que ahora mismo es muy raro ver a un portero que solo pare, ya se trabaja desde la base para que tengan un juego de pies, por lo menos, decente. En el fútbol actual es mucho más necesario el primero que el segundo, independientemente del estilo de juego del equipo.


(P):¿Y del otro dicho de que para ser un buen portero hay que ser alto?(R): Es que eso es relativo, ¿para ti que es alto? ¿o bajo?, evidentemente si eres un tapón es complicado, pero ser buen portero no tiene nada que ver con la altura. Hay ejemplos muy claros, Casillas sin ser muy alto ha sido uno de los mejores de la historia, Esteban que no llegaba al 1.80  fue internacional y jugó en grandes equipos, así que la altura es importante, pero no es lo principal.

(P):¿Cómo te defines a ti mismo como portero?

(R): Esta pregunta prefiero no contestarla porque no creo que deba ser yo quien me defina, eso lo dejo para otros.


(P): Has entrenado equipos o sólo porteros, si es así ¿donde te encuentras más cómodo?
(R): Me encuentro mucho más cómodo con los porteros, me encanta trabajar con ellos.


(P): Para acabar con el tema específico de la portería, en modestos entrenas con Adrián Gómez uno de los pioneros en Ferrolterra de los entrenamientos específicos y con experiencia en 3ª División en el Racing Villalbes, ¿que tal con el?
(R): Pues un verdadero lujo, un magnífico entrenador además de una persona espectacular, es un apasionado de la portería y se nota en cada entrenamiento.


(P): Pasando a tu faceta de jugador  De tu trayectoria deportiva cual fue ese momento que te marcó, que nunca podrás olvidar y cual fue ese momento negativo que tampoco podrás olvidar (deportivamente hablando).

(R):Después de tantos años puedo decir que he tenido suerte de vivir más momentos positivos que negativos. Dentro de los malos momentos podría decirte cualquiera de los tres descensos que sufrí, o la espinita que tengo con la Copa de Ferrol que tras jugar cinco finales no conseguí ganarla, pero sin duda alguna el peor momento que viví en un campo fue la muerte de Manuel Candocia, el presi  y alcalde de Somozas, jugábamos contra el Cerceda, un partido complicado, con mucha tensión, ganábamos (1-0) y faltaba poco para acabar, él estaba viendo el partido con Jose, su hijo, detrás de una de las porterías y le dio un infarto, no se pudo hacer nada por salvarle. Fue algo durísimo para todos los que formábamos parte del Somozas, pero de este suceso el equipo salió fortalecido, queríamos darle el mejor homenaje posible, Manolo quería ver al equipo en una promoción de ascenso a 2ªB y fuimos más allá, quedamos campeones de Tercera División, en la última jornada y en Somozas. Como he comentado antes, he tenido mucha suerte, he ascendido con el Meirás, con el Mugardos, he quedado campeón con el Narón, con el Montañeros, guardo muy buen recuerdo de la Copa Diputación con el Viveiro pero lo que sentí aquel día no se puede comparar, ni siquiera el haber ascendido un mes después a 2ªB en la promoción. Era el capitán, el jugador que más años llevaba en el club, aquel equipo era una piña, una familia, veníamos de pasar un año jodido y ganamos una liga de Tercera División a equipos como el Pontevedra, Deportivo B… No sé, es complicado describir lo que vivimos aquel día, fueron muchas emociones, cuanto más tiempo pasa más valoro lo que conseguimos, fue increíble, la única pena es que Candocia no lo hubiera disfrutado con nosotros.


(P): Que entrenador o entrenadores (y compañeros) te marcaron más en estos años de práctica de fútbol y porque.

(R):Al primero y que más tengo que agradecer es a Manolo Mesa, como entrenador me fichó para el Meirás en la temporada 99/00. Recuerdo que íbamos una hora antes que el equipo a hacer portería, vaya tundas me daba jajaja… Manolo confió en mí para estar en un grupo que llevaba muchos años juntos y allí me acogieron como si llevara toda la vida con ellos. A día de hoy los miembros de ese equipo, con nuestras familias, procuramos juntarnos una o dos veces al año, y eso es una pasada. Dos años después pero ya como coordinador del NarónManolo me llevó para allí y cuando me fui, se que habló con Juan Fernández para que me fichara en Mugardos. Siempre confió en mí y eso no lo olvido. Tono, mi padre, me entrenó en mi último año de juveniles, y estaba en el cuerpo técnico del Canido. Siempre me animó, me enseño que la humildad, el trabajo y el sacrificio son esenciales y me podrán decir lo que sea, pero eso creo que lo he tenido en todos estos años. El mejor entrenador que he tenido ha sido Michel Alonso, por su forma de trabajar, los conocimientos que tiene, como preparaba los partidos, el estudio del rival… en Somozas lo dejaron trabajar y supo hacer un equipo campeón. Pachi me llevó a Somozas y las dos temporadas que me entrenó lo pasamos realmente bien, ascendimos los dos años, teníamos un buen equipo y había un grupo fantástico. Un grupo que fue la base de los éxitos posteriores. Mario, hoy en día entrenador del Cebarca, era el preparador físico y fue una pieza muy importante durante aquellas temporadas al igual que Sini, que llegó a Somozas como entrenador de porteros en 3ª División, un auténtico fenómeno, un amigo. Nando era súper, súper competitivo, muy intenso, lo sufríamos los domingos una barbaridad, no paraba en la banda. Vino a mitad de temporada para mantener al equipo en 3ª y la temporada siguiente nos quedamos a un punto de la promoción de ascenso.  Para el recuerdo quedan las anécdotas de su etapa como profesional, ¿Pero chaval, a quien te crees que le hicieron el penalti que falló Djukic?  Jajaja…Fran, entrenaba a los porteros en Cedeira, me devolvió la ilusión por el fútbol, por su trato, por como entrenábamos, una de las mejores personas que me he encontrado por el camino.Otro que tengo que destacar es a Mariño, solo estuve con él una temporada en el Montañeros pero por su forma de vivir y ver el fútbol, por cómo nos exprimía en cada entrenamiento, porque el objetivo era ascender pero él ante todo quería una familia, un grupo que se partieran la cara los unos por los otros y creo que lo consiguió, nos hizo mejores a todos y quedamos campeones de Primera. Pololo, Garel, Ernesto, Germán Amil, Juan Fernández, Sindo, Héctor, Alex, Pepete, Jesu y Pablo Mesa, creo que no me olvido de nadie; ya sé que es un tópico, pero de todos te quedas con algo, aunque con alguno tuve algún roce, les estoy agradecido, porque todos, sin excepción, en algún momento confiaron en mí.

(P): Y a nivel de compañeros, ¿que puedes destacar? (R): Aquí quiero hablar de Pablo Mesa, nos conocimos cuando su padre me fichó para el Meirás, aunque los primeros días no nos caímos muy bien bastó una acampada en Cobas para empezar a entendernos  jajaja… el bien sabe de lo que hablo; después jugaríamos juntos en Narón Mugardos. Es mi mejor amigo, el padrino de mi hijo…es el hermano que nunca tuve, hemos vívido grandes momentos y los que quedan por venir. Fue un muy buen jugador y es un buen entrenador con un buen futuro por delante. Ahora entenderéis porque me pone a jugar jajaja… El mejor con el que he jugado ha sido Carlos Mella, era un espectáculo verlo jugar, muchísima calidad, manejaba los partidos a su antojo, un jugador fantástico… Me encantaría nombrar a un montón de compañeros pero es que son demasiados años ya, he jugado con grandísimos jugadores. Si me pongo a nombrar a todos los compañeros  que me gustaría destacar me haría falta un libro y de los gordos. Si he disfrutado tanto con el fútbol a lo largo de todos estos años en gran parte es por ellos, lo que te queda después de todo es la gente, esos cabrones que se sientan a tu lado todos los días con los que compartes un sinfín de momentos. No hay nada que pague ese abrazo con un compañero al que hace tiempo que no ves, poder compartir las batallitas de esos días de gloria y derrotas. Hay mucha gente de la que guardo un gran recuerdo, muchísima. Me siento muy afortunado, en todos los sitios me he sentido querido y respetado y desde aquí quiero valorar también a toda esa gente de los Clubs que trabaja en silencio, de la que no mucha gente se acuerda, directivos, colaboradores que nos facilitan las cosas para que nosotros hagamos esto que tanto nos gusta y como no también de los aficionados de los equipos en los que he estado que casi siempre me han dado mucho cariño.

Continúa leyendo la entrevista completa en este enlace

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp