CRÓNICA | Descalabro de última hora

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

El Racing dejó escapar una gran oportunidad de acercarse a la salvación este domingo. El equipo verde, que vencía 2-0 a falta de veinte minutos para el final, acabó empatando ante el Valladolid B. La igualada le coloca a tan solo un punto de la promoción de descenso, pero el sabor es agridulce por los dos tantos recibidos en los últimos compases.

La tarde, lejos de cómo acabaría, arrancó bien. Tras varios acercamientos peligrosos, Joselu adelantó al conjunto de Ricardo López. El delantero aprovechó un balón filtrado por Pablo Rey para, en el mano a mano ante Dennis, cruzar la pelota y desatar la euforia en A Malata. El coliseo ferrolano, que presentó una buena entrada, enloqueció con el tanto del ariete de Palmeira.
 
El cuadro local no bajó el pistón pese a verse por delante. Mackay, además, apenas tuvo que intervenir en la primera mitad. Las subidas constantes al ataque de Seoane y Maceira provocaban que el rival sufriese. Así, superada la media hora, el bloque naval consiguió anotar el 2-0. Fue, quién si no, Pablo Rey. El capitán, ya con nueve dianas a sus espaldas, aprovechó un balón picado de Joselu para superar al guardameta con una plástica volea.

La afición no falló /Foto: Bruno Penas
 
El Racing se dedicó a dormir el partido en los minutos posteriores. Ricardo reservó a Pablo Rey, con molestias, y dio entrada a Aarón Sánchez en el minuto 48. El mediocentro herculino acabo colocándose como delantero tras la salida de Joselu por Jacobo Trigo. Los cambios hicieron que el bando anfitrión reculase y, a balón parado, el filial pucelano aprovechó la ocasión de hacer daño. Mario, a la salida de un saque de esquina, recortó diferencias.
 
Cuando el conjunto departamental quiso despertar, ya fue demasiado tarde. A falta de poco más de diez minutos para el final, el cuadro de Miguel Rivera consiguió el empate: Salisu, aprovechando las dudas de Mackay, firmó la igualada en un balón bombeado. La entrada de Brais no cambió nada. No hubo, ni siquiera, opción alguna de desnivelar el marcador.
 
El Racing pasará la semana anclado en los puestos de descenso. Si vence el próximo sábado al Real Madrid Castilla (20:30 horas, Alfredo di Stéfano), se colocará en decimocuarta posición. En sus manos está, a la espera de que fallen sus rivales directos. Parece factible, teniendo en cuenta que el Coruxo recibirá al Fuenlabrada o que el Valladolid B visitará a la Gimnástica.

Redacción de muchacalidad.com / #FútbolFerrol desde A Malata


 

Una disputa del balón durante el encuentro. Foto: Bruno Penas
 
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp