HISTÓRICO | Los Céltiga Fútbol Club vs Racing Club de Ferrol en cuarta categoría

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Jorge Deza #FutbolFerrol


Este domingo el Racing visita A Illa de Arousa, único municipio gallego (escindido de Vilanova de Arousa en 1996) enteramente insular. Será la sexta vez que el cuadro verde juegue en el Salvador Otero, feudo del Céltiga Fútbol Club, club fundado en 1967 que en la presente campaña actúa por 16ª vez en la cuarta categoría liguera (debutó en ella en 1980/81). La mejor clasificación rojiblanca fue el 5º puesto de la sesión 1984/85.

El equipo del ourensano Javier Rey (el ex futbolista del Barco asumió el cargo de entrenador rojiblanco en diciembre tras la dimisión de Manolo Núñez a raíz del 0-8 ante el Ourense CF en la 15ª jornada) lucha por la continuidad en la 3ª División. Le penalizó sobremanera la cadena consecutiva de derrotas sufrida entre las jornadas 11ª y 19ª. Ocupa la penúltima plaza en estos momentos pero la zona caliente está muy apretada. Sin contar al colista Porriño Industrial, que parece descolgado, hay siete equipos en seis puntos en la fotografía de esta semana. No solo hay miedo a quedar entre los últimos tres puestos, que envían a Preferente por la vía directa. Las “cascadas”, nunca predecibles, traen a veces mucha agua. Los puntos empiezan a ser muy importantes. Para los de arriba y para los de abajo.

El Céltiga arrastra pésimos números como local. Solo ganó dos partidos, y por la mínima, ante Paiosaco-Hierros Añón y Choco. En casa es el peor del Grupo en casi todo: el que más derrotas acumula, ocho en diez partidos (el Porriño Industrial también lleva ocho pero en doce); el que marcó menos goles (seis); el que encajó más tantos (veintiseis); y, junto al farolillo rojo, el que menos puntos sumó (seis). Aunque todo ello marque tendencia, el Racing no debe fiarse un pelo. El Salvador Otero nunca fue un campo excesivamente propicio para los verdes. Y todos tenemos en mente la imagen de este rival en la primera vuelta arrancando de A Malata un empate merecido. Bien es verdad que cada partido es una historia diferente. Y aquel Racing tenía aún andamios. Pero el del domingo también será otro encuentro.

Repasemos livianamente cómo fueron los cinco Céltiga-Racing habidos hasta la fecha.

El primer choque se verificó el 16-09-1984. El Racing era un recién descendido y su visita despertó mucha expectación en el Salvador Otero. Sin embargo, el cuadro ferrolano dejó mucho que desear aquella tarde a pesar de sufrir la expulsión de Toño y que el zaragozano Miguel Soro fallase un penalty. La victoria isleña, por 2 a 0, fue justa, aunque los goles llegaron en el tramo final. El primero por un penalty a Coira, que materializó Jaime, y el segundo logrado por Chus Baleato.

Casi un año después, el 15-09-1985, volvieron a verse las caras Céltiga y Racing en A Illa. Fue un encuentro interesante y disputado, pese a no registrarse goles. Igual que en la temporada anterior, hubo un penalty errado, en esta ocasión por parte de los locales (Juan, que tuvo una actuación brillante, se lo detuvo a Toti en el 62’). Dominó más el equipo rojiblanco ante un Racing muy conservador que apenas creó peligro. Mereció la victoria el Céltiga, pero defensivamente el equipo ferrolano se mostró granítico.

www.radiofusion.eu

El 19-04-1987, en la peor temporada liguera de la historia racinguista, llegó el primer triunfo en terreno insular. Fue merced a un golazo de Javi Montero, que de falta desde la frontal envió el balón a la red a diez minutos de la conclusión. El Racing, dirigido por José Ramón Arteche, llevaba siete jornadas sin ganar y por esas mismas fechas abrileñas algunos recordamos las lágrimas de Ángel López Sueiro, presidente a la sazón, en cierto programa radiofónico local ante el serio riesgo de caer en la Promoción de Permanencia (no hubo descenso directo en la liga 1986/87). Recordamos la aséptica pregunta del radiofonista: “Si el Racing descendiese a la Regional Preferente, ¿qué pasaría?”. Y también recordamos muy bien el desprecio y la insensibilidad públicos de algunos ferrolanos a los que, años más tarde, pudimos ver con la cara pintada de verde, eufóricos, en los ascensos a Segunda B y Segunda de años posteriores…

La cuarta visita ferrolana al Salvador Otero se produjo el 07-02-1988. El Racing había superado la pesadilla de la liga anterior y, con Gerardo Molina al frente, se fue como una moto hacia la Segunda B. Normalmente ganaba; y llevaba once jornadas seguidas sin perder cuando se fue a la isla y el Céltiga le paró los pies. Aquella tarde hace hoy 31 años el campo rojiblanco era un predio para plantar patatas pero fueron los locales los que mejor se acomodaron a las inclemencias. Fue mejor el Céltiga, que expuso más, peleó más y ganó por 2 a 1, marcando Jaime en el 19’ y José Manuel de penalty en el 70’. El tanto verde se produjo en la prolongación, por medio de Buyo. Antes del segundo gol insular pudo haber empatado el oscense Peralta desde los once metros (había habido mano dentro del área del rojiblanco Tizón). Sin embargo, César, meta arousano, desvió a córner el tiro del de Lalueza. Era la tercera vez que alguien fallaba un penalty en un Céltiga-Racing.

La última vez que jugaron isleños y ferrolanos en el Salvador Otero fue el 14-04-2013. Aquel Racing intratable que se paseó militarmente en la liga regular para ascender después ante el Laudio; ganaba merced a un gol de Manu Barreiro a los 57 minutos. Esa lluviosa tarde el cuadro de José Manuel Aira se proclamaba, a cinco jornadas del final, campeón del Grupo de forma y manera matemática.

Marcos Álvarez en el Racing-Céltiga de 2012/13. (foto: Manso)
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp