LA CONTRACRÓNICA | Contrarios tenebrosos

Carlos García, lesionado de larga duración. Foto: Cedida
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Jorge Deza para #FutbolFerrol


El Racing defendió una semana más su liderato ganando por la mínima pero mereciendo mejor renta en Lugo. No fue un alarde de fútbol lo del Ángel Carro. Pero es importante destacar que con los últimos fichajes el cuadro de Larraz ganó, ganará, más luces en el centro del campo. Fer Beltrán y Javi Rey, por cualidades, experiencia y rápido acoplamiento al grupo, anuncian solidez y mentalidad ofensiva a partes iguales. Protección y proyección al equipo. Descongestión y recursos.

El equipo verde podría igualar un pequeño récord propio dentro de la categoría en la que está. Si no encaja el domingo en A Illa de Arousa enlazaría diez partidos seguidos con un solo gol recibido. Ya sumó más jornadas consecutivas sin perder que nunca en Cuarta al vencer al Lugo B. Ejerce de líder poco dispuesto a dejarse arrebatar el cetro pese a tener una plantilla que, definitivamente, terminará esta temporada con la etiqueta de corta. O acortada, con las bajas de larga duración de Carlos García y Sanmartín.

Y ahí está uno de los contrarios tenebrosos de esta foto aparentemente plácida. Sabemos el tiempo que le tocará estar al de Sevilla en el dique seco. Por desgracia, mucho. Pero el ex canterano ferrolano podría volver a los campos para abril o mayo (de 2019, imaginamos). Una pena su lesión, sobre todo al habernos quedado fresco en la retina el sensacional disparo a la escuadra del otro día, en una acción de desparpajo atacante.

El otro contrapunto estriba en que el mercado invernal ferrolano dejó sin cubrir dos zonas que necesitaban (a juicio de muchos) refuerzos. Se supone que por intentarlo no quedó. Una fue la defensa. Más por razones cuantitativas que cualitativas (aunque éstas últimas también). El centro de la retaguardia racinguista, pensando en los partidos decisivos que restan para despegarse arriba y, sobre todo, pensando en la Fase de Ascenso; no es tan rocoso como a veces pensamos, aunque resultados y trayectoria puedan hacer creer lo contrario. Contra el Ourense CF aún no nos explicamos cómo pudo llegar Relly Cabral a un balón metido por el medio de la defensa, con Garrido contemplativo, ganándole la espalda a Catú desde su casa. Esos despistes en partidos importantes cuestan puntos, títulos y ascensos.

La otra parte sin reforzar fue la banda izquierda. Hubiese sido bueno contar con un extremo que permitiese a Marcos jugar en su mejor lado, el diestro. Lo sabemos. Fichar un extremo zurdo bueno para Cuarta nunca es fácil. Lo único claro es que si el de Ortigueira o Adrián Armental se lesionan de aquí a mayo tocaría improvisar.

En todo caso, es verdad que el conjunto, la sensación global, tiene muchos más elementos positivos que negativos. Mejorar siempre se puede, pero el equipo está haciendo lo que debe. Practicidad sobre preciosismo. Visibilidad sobre vistosidad. Prudencia sobre riesgo. Posesiones, fútbol “centralista” y el talento individual. El Racing ganó en enero fortaleza para defenderse hasta de sí mismo. Y cobró herramientas para construir y ejecutar. Por efectivos en la empresa no será: Marcos, Adrián, Fer Beltrán, Javi Rey, Pablo Rey, Juan Antonio, Joselu… No somos un super equipo. Pero nuestros números no son baladíes. No jugamos a destajo. Pero controlamos cada vez más. Sabemos el rol que nos toca desempeñar. Esa nitidez en los propósitos, en el plan general que nace del banquillo, es lo que nos tiene que llevar, paso a paso, al éxito.

Jugadores del Racing celebran un gol. Foto: Sandy López


Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp