Aarón Rey: «Necesitaba alguién que se interesara por mí»

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

El histórico y centenario CE Sabadell FC retorna a la segunda división tras un play off dramático por lo que supuso con el ascenso y las circunstancias especiales en las que se desarrolló. En la temporada del coronavirus y hasta el parón obligado por la pandemia, en la Nova Creu Alta y en todos los campos del grupo tercero de la segunda B, se habló de un nombre, el de Aarón Rey.

El ferrolano recién llegado a su primera temporada arlequinada (cuenta con un año más de contrato), comenzó rápido a mostrar su virtudes y durante la temporada maravilló con su calidad y sumó a todo esto una entrega y un sacrificio hasta ahora desconocidos en el futbolista de Caranza. El resto ya es sabido, junto a una excepcional temporada del ferrolano y el resto de sus compañeros, terceros en liga y un play off inmaculado derrotando a los filiales del Atleti en primera ronda, a otro histórico como al Cultural Leonesa en segunda instancia y a todo un BarÇa B en el partido decisivo, ahí es nada. El Sabadell en segunda A y Aarón Rey cotizando al alza en el panorama del fútbol profesional.

«Fué un play off de mucha presión, al final son 14 semanas de preparación después del confinamiento para jugártelo todo en un partido y te dices….cómo falle algo me voy para casa». Así resume Rey el momento de comenzar un play off en el que a priori los suyos no partían como favoritos.

«Sabíamos de nuestras posibilidades y de las cualidades que teníamos y que le podíamos ganar a cualquiera». En el fútbol ya se sabe…todo puede ocurrir en noventa minutos y en segundos todo puede cambiar de manera definitiva, así lo entiende Aarón que explica cómo vivió esas sensaciones por dentro de un play off que su equipo jugó al límite y en el filo de la navaja. «Al final esto son detalles en los partidos. Vas ganando, tienes para matarlo y a la vuelta te tienen para empatar….luego las tandas de penaltis, eso es una locura, una lotería. Menos mal que teníamos a Ian ahí que más confiado que él no había nadie sabes…».

No fue el primer play off de Aarón en su corta carrera deportiva, su etapa en el Celta B sirvió de banco de pruebas a pesar de su escasa participación en el filial celeste. «Ya había jugado otro play off con el Celta B donde habíamos eliminado al Marbella y luego nos echó el Cartagena pero a ida y vuelta, no era lo mismo además para mí, no me sentía tan partícipe pero me sirvió para el futuro y si te digo la verdad en este play off yo … nervioso no me puse nunca, dormía de noche y la siesta como nunca«.

A pesar de esa calma y esa frialdad aparente, Aarón no es hombre de pocos sentimientos y si sobre el césped transmite tranquilidad y confianza, por dentro el joven ferrolano revela sus adentros durante esos momentos. «Mirabas el marcador y decías, buf… esto no se nos puede escapar. Muchos sentimientos juntos, alegrías tristezas, en un momento, era una locura. Te veías cuando Ian paraba un penalti con la euforia y te paraban uno y ya me veía en el bus volviendo a Sabadell…nos cambiaba la vida en un instante. Ascender o no a mi me cambiaba la vida sabes…muchos del equipo ya habían jugado en segunda incluso en primera o en el extranjero y yo con 22 años y verme jugando en segunda… es impensable eso».

Aarón Rey en la grada del campo de Caranza donde se inició en el fútbol | muchacalidad.com

.

Del campo de barro del Galicia de Caranza en Ferrol hasta un ascenso ante todo un Barsa con futbolistas escogidos de toda España y de medio mundo, los recuerdos son un bagaje imborrable en la mochila de un futbolista que no olvida sus orígenes.«Se lo digo a todos los niños pequeños que veo, allí en Sabadell que se te acercan con sus madres para que les cuentes y les hables como lo vives tú ahora, siempre les digo: tu disfruta que yo hasta los 16 años jugaba en liga local, paso a paso, disfruta del fútbol, diviértete, sal a la calle a jugar y estudia».

Así lo hizo el de Caranza hasta que por fin decidía abandonar el barrio y cruzar hasta la ensenada de A Malata para enrolarse en el Racing de Ferrol en su último año como juvenil. «En el Racing aprendí mucho, al final yo venía del Galicia donde estaba muy cómodo, hacía lo que me apetecía y en el Racing ya vas con unas pautas marcadas, con gente del primer equipo de mucho nivel y más ese año que no ganamos la liga de casualidad y aprendes a ser futbolista de verdad, a llevar unas pautas, a cuidarte, dejarte guiar por jugadores que ya habían pasado por muchos sitios, ahí aprendí lo que era el fútbol».

Ese primer contacto con el fútbol de verdad en el Racing y su bagaje durante tres temporadas en un club del nivel del Celta de Vigo, hicieron que en su llegada a Sabadell los técnicos que habían confiado en sus cualidades, tratasen de potenciar las condiciones menos explotadas hasta entonces por el jugador. «Desde el primer día nos dijeron, aquí el que no corra y se esfuerce todos los días no va a jugar. Yo eso me lo metí en la cabeza y aunque en la pretemporada me costó porque estaba más centrado en demostrar lo que tengo, al final me lo fueron metiendo y yo ahora estoy hasta sorprendido de cómo he sido capaz de jugar tres partidos en una semana, cuando pensaba que no era capaz de jugar los noventa minutos». No cabe duda de que el estado físico de un futbolista ayuda a mostrar sus mejores condiciones, algo que nunca había conseguido Aarón, aunar una óptima forma física (arrastró varias lesiones en su etapa en Vigo) y sus evidentes cualidades para el fútbol. «Ya en el Celta me lo decían siempre los preparadores físicos y el entrenador, con los que sigo manteniendo una buena relación, mantenerse activo cuando no tienes el balón y en fase defensiva porque al final nunca te desconectas, si no es así cuando te llega el balón tienes que volver a activar otra vez. Esto cansa más claro…(risas) pero estás metido los noventa minutos o hasta que te duren las pilas».

El campo de barro de Caranza, ahora artificial, vio nacer al Aarón futbolista | muchacalidad.com

.

En Sabadell Aarón no estuvo solo en el «fregao», el veterano meta Ian Mackay, el extremo Heber Pena y los jóvenes Aitor Pascual y Alberto Leira (durante un tramo de la temporada), fueron partícipes del éxito conseguido. Los cuatro primeros con la marca común de haber coincido con Aarón Rey durante su temporada en el Racing de Ferrol. Un Racing que durante la temporada 2018-19 y buscando el ascenso que lo devolviese a la segunda B, llegó a plantearse la posibilidad de recuperar al prometedor futbolista ferrolano. «Es verdad que si hubo algún contacto ese invierno, pero en Vigo era difícil salir, yo estaba en segunda B pero igual hubiese sido el momento de bajar un escalón para subir otro y más estando en casa, al final no se dió y ya al final de temporada salió lo de Sabadell». En esos momentos Aarón tomaría una de las mejores decisiones de su incipiente carrera. Cargar con su mochila destino Cataluña ante una propuesta firme y una apuesta de alguién que a priori había confiado en sus posibilidades. «Fue si quieres un poco ya buscando salir sin mirar kilómetros de distancia, sin mirar nada, yo necesitaba alguien que se interesara por mí , que si un día tienes un partido malo te dice que al día siguiente aunque estuviste mal vas jugar igual. Este año hubo partidos que no jugué, pero no era porque yo hubiese jugado mejor o peor el entrenador buscaba otro planteamiento, otras soluciones y todos lo entendíamos. Este año fue maravilloso en ese sentido, te puedo decir que nadie dentro del vestuario puso una mala cara, todos remamos con el mismo objetivo, incluso la gente que no jugaba habitualmente y eso no es fácil».

Lograr un objetivo es siempre un esfuerzo común en deportes de equipo como el fútbol. Aarón Rey un ferrolano afincado ya en Sabadell apura sus últimos días de vacaciones en Ferrol para incorporarse el próximo lunes a la pretemporada del Centre D’Esports Sabadell Fútbol Club y seguir dejándonos disfrutar de su clase y su calidad una nueva temporada.

«Dicen que es más fácil jugar en segunda» (risas..). Lo firma Aarón Rey. Tomen nota.


Foto portada: Aarón Rey junto al campo del Galicia de Caranza donde se crió jugando al fútbol | muchacalidad.com

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp