Quique Fornos, el futbolista silencioso

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Vi jugar por primera vez a Enrique Fornos (As Pontes, 1997) en uno de los campos de O Poboado cuando era todavía alevín. Esa temporada el talentoso y a la vez modesto jugador del CD As Pontes ya tiraba del carro de su equipo como si de un veterano se tratase y luciendo un brazalete de capitán que se veía portaba con orgullo. Ese mismo año Enrique renunciaba a su pase al Deportivo de La Coruña para defender la azulona una temporada más y ayudar a los suyos a conseguir el ascenso a la liga gallega infantil. Algo sin precedentes conocidos que me llamó poderosamente la atención y mostró desde bien pronto la personalidad y el carácter de aquél imberbe futbolista.

A partir de ahí comenzó en el Deportivo de La Coruña la carrera de un futbolista que siempre correcto dentro y fuera del campo, demostró durante 10 años su clase y su categoría tanto humana como deportiva en las categorías inferiores del club coruñés donde vistió sus colores desde infantiles hasta debutar con el primer equipo.

Redes Sociales

En el mes de Abril de 2019 Fornos ponía fin a su vinculación con los blanquiazules para vestirse de verde Racing. Los departamentales incorporaban así a un futbolista joven , de futuro y a la vez con la experiencia, entereza, calidad y la educación deportiva necesaria para sumarse a un proyecto con el aval curiosamente de uno de los mayores accionistas del Deportivo y propietario ahora a través del grupo Élite del Racing de Ferrol, el empresario Ignacio Rivera. Hoy algo más de año y medio después y sin hacer ruido, Fornos se ha colocado como titular indiscutible en el cuadro ferrolano que con Emilio Larraz al frente aspira a todo en la segunda B, incluido el ascenso a la segunda división. Joselu, Alex López, Quintana o el brasileño Elsinho son el foco de atención de este Racing y brillan en los medios, sin duda con merecimiento, pero a su lado menudo temporadón se está largando este futbolista silencioso que asentado ahora en el esquema de tres centrales diseñado por el maño, da seguridad, desahogo y criterio al centro de la zaga verde junto a dos futbolistas de la talla de Jon García y el uruguayo Yeferson Quintana «el Vaca». Calidad, esfuerzo, humildad y un carácter ganador que asoma en silencio incluso cuando vienen mal dadas, han llevado hasta aquí a aquél alevín que renunció al Depor por ayudar a los suyos cuando más lo necesitaban.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp