Un Racing con la firma de Larraz

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

En una semana el técnico aragonés, pasó de villano a héroe.

De ser tildado de entrenador  “ultradefensivo” sin capacidad para asumir un reto con grandes objetivos, a ser capaz de enamorar en Salamanca con un juego que sirvió para salir por la puerta grande en el Helmántico. Siete puntos de doce posibles, números de nota para una plantilla que no cumple ni un mes trabajando junta pero que se sitúa a tan sólo tres puntos del Deportivo, actual líder del subgrupo. Por ello aquello de que el equipo necesita tiempo para crecer, a medida que pasen los días, irá cada vez a más. Lo que se ha visto hasta el momento en estos cuatro partidos es que el Racing puede ganar, empatar o perder, pero siempre va a competir enérgicamente en una liga donde los pequeños detalles, marcarán grandes diferencias. 

Entre el 1-4-4-2 y el 1-3-5-2. Emilio Larraz en tres años de verde, nos tiene habituados a que sus equipos manejen varios esquemas tácticos. Hasta el momento esta campaña, apostó por dos delanteros de lujo para la categoría como Joselu y David Rodríguez, los cuáles tienen aún goles por firmar, pero que en las cuatro jornadas disputadas, ayudaron al grupo en un trabajo “oscuro” que no tiene la repercusión del gol, trabajando para que lleguen con peligro los hombres de la segunda línea. En esa segunda línea aparece Fer Beltrán, el futbolista de O Saviñao se ha convertido en el “pulmón” de los ferrolanos, muy asentado con el dibujo 1-3-5-2 que le sirve para aparecer tanto en tareas defensivas y ofensivas, demostrando regularmente un gran nivel. 

Elsinho y Alex López, los medidores de temperatura. El brasileño y el ferrolano se han convertido en los timoneles del Racing. Para conocer el momento del equipo, gran parte pasa por el estado de estos dos jugadores. La versión 2.0 de Alex López es superior. El ferrolano ha dado ese paso al frente a base de trabajo para ser el equilibrio del Racing, mostrando una gran calidad en el golpeo de balón y siendo el jugador más asociativo del equipo. Le acompaña Elsinho, talento de Uberaba que con criterio abarca mucho espacio en el campo, además de llegar con peligro al área rival, destaca por su imponente envergadura y capacidad de salto que le hace brillar en el juego aéreo.

Línea de tres centrales y dos carrileros largos. El carril derecho del conjunto departamental tiene nombre propio: Pep Caballé. Jugador que contagia intensidad y genera mucho con sus idas y venidas por todo el costado derecho de la escuadra naval. Por la izquierda, un Pumar más veterano y conocedor de la categoría que es capaz de pisar área contraria y está capacitado para poner buenos centros laterales, de hecho, de sus botas salió la asistencia a Elsinho en su primer gol en Salamanca. 

Yeferson Quintana y Jon García, dos centrales que probablemente podrían jugar en cualquiera de los 102 equipos de Segunda B. Ambos futbolistas cada vez se muestran más cómodos jugando juntos, poderosos en el juego aéreo, eficaces en los duelos y con una buena lectura de posicionamiento en las diferentes situaciones del juego. Forman una sólida línea de tres con la aportación positiva tanto de Quique Fornos asentado como ese tercer central, como de Bruno Rivada. En la portería por tercer año consecutivo Diego Rivas, el de Narón achacado de cometer fallos ante el Pontevedra, disipó todas las dudas siendo el mejor en Vigo, dando seguridad en su trabajo y sacando siempre esa mano fundamental para salvar al equipo.

Fondo de armario. A diferencia de otros años el Racing cuenta con diversos jugadores para dar más opciones al equipo. Por bandas Dani Abalo y Dani Nieto, este último debutó en la recta final en Salamanca e incluso pudo hacer gol, se espera que sea un jugador que marque diferencias. Diego Seoane, un lateral veterano conocedor de las mieles de Primera División que suma experiencia al grupo. Javi Rey, mediocentro de control que da pausa y tranquilidad al juego cuando se necesita. Juan Peñaloza, el joven y talentoso jugador cafetero se mostró en sus apariciones como un jugador desequilibrante, un revulsivo para el equipo.  Nathan Palafoz, ariete diferente a Joselu y David Rodríguez, que a pesar de su juventud, puede ser referencia cuando el equipo apuesta por un juego más directo. El recambio en la portería Chema Leobalde, el santiagués fue una garantía en las oportunidades con las que contó en sus tres cursos como racinguista, demostrando estar sobradamente preparado por si la portería requiere de sus servicios.

. . .

Foto: Emilio Larraz en A Malata | Cora Seoane

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp