Toni Otero, en busca de la felicidad perdida

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Diez años como coordinador de cantera en el Celta de Vigo viendo como surgían bajo su mandato futbolistas de la talla de Borja Iglesias, Iago Aspas, Hugo Mallo o, Denis Suarez, Jonny, Santi Mina o Rubén Blanco…llevaron a este pontevedrés A trabajar codo con codo con Eusebio Sacristán, Paco Herrera o el ahora seleccionador nacional Luis Enrique, durante su etapa en el Celta de Vigo. Toni Otero desde entonces ha pasado de trabajar en la élite a la cola del paro. Ahora el Pontevedra CF, donde vistió la camiseta granate durante varias temporadas, lo ha rescatado para volver al ruedo, con el objetivo y la vista puesta en devolver al hai que roelo al lugar que le corresponde.

De Vigo a la ciudad de las murallas

Toni Otero tomó la decisión de cambiar Vigo por la ciudad amurallada de Lugo para recalar en el club lucense como director deportivo por cuatro temporadas. Pero su estancia allí duró una temporada, de la que Otero declaró : «El primer año de contrato fue durísimo. Tuvimos que firmar 17 jugadores en dos meses con un presupuesto de tres millones…». Terminó la temporada en junio y llegué a un acuerdo con Tino Saqués, presidente del Lugo, perdonándole al club más de medio millón de euros», explicó en su día en El Confidencial.

Su llegada al FC Barcelona

De la mano de una persona cercana a Bartomeu, Otero entró a formar parte del organigrama de los azulgranas como ojeador para la zona Norte. «Me dieron la zona norte como ojeador y me puse a trabajar: 10.000 kilómetros mensuales viendo 6 o 7 partidos cada fin de semana. Ese año sube el Barça B a 2ª A y ascienden a Pep Segura al primer equipo. Lo ponen de director deportivo, con José María Bakero en cantera y yo comencé a trabajar junto con José Mari», explica un Toni Otero, que terminó ojeando a futbolistas que interesaban al primer equipo blaugrana. «Uno de los últimos partidos de seguimiento que hago fue un Bayern-PSG para ver a Rabiot, que quedaba libre», reveló en el mismo diario.

La llamada de Las Palmas

Admite Toni Otero que tomó la decisión equivocada abandonando un club como el Barcelona para hacerse cargo de la dirección deportiva de un clásico como la UD Las Palmas. «No me arrepiento de aquella decisión, porque nunca me arrepiento de las cosas que hago. De todo se aprende. Pero me equivoqué al irme del Barcelona»Tampoco cuajó el proyecto del gallego en las islas. La suerte no acompañó en algunas decisiones y «nos equivocamos con los entrenadores. Paco vino ya tocado y Pepe Mel llegó tarde e hizo cosas que no… 

Desde entonces Toni Otero reflexionaba así y hacía balance de sus experiencias en el fútbol de élite:  «Económicamente mis equipos han funcionado en todos los sitios donde he estado. El fichaje de Denis Suárez por el City, el de Pedri por el Barça, el de Mina por el Valencia… Deportivamente, unos equipos han funcionado mejor y otros peor. Pero esa es la historia del fútbol. Y esa es mi historia».

Una historia que renace ahora en un Pontevedra tocado que la próxima temporada jugará en la Segunda Federación y al que Otero para sumar y volver a colocar al club de su juventud donde le corresponde y, de paso, encontrar la felicidad pérdida. «Es como una vuelta a casa. Me hace mucha ilusión. El Pontevedra es un gran club y mi ambición es ayudar. Busco ayudar y ser feliz y la felicidad se encuentra en casa«, declaró.


Foto portada: UD Las Palmas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp