Tres puntos y toque de atención para el Dépor

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

El Dépor comienza la segunda fase con buen pie tras imponerse por la mínima en Riazor ante el Marino de Luanco.

El primera partido de la segunda fase traía a Riazor un partido trampa para los coruñeses. El Marino de Luanco, un equipo asentado en su fortaleza defensiva, puso al Dépor en un aprieto. Los coruñeses, lejos de la versión mostrada en los últimos partidos, mostraron su cara más anodina ante el planteamiento de los de Manel Menéndez.

LOS ONCES

De la Barrera introdujo cambios en el once, motivados por la baja de Uche Agbo. El técnico coruñés apostó por retrasar la posición de Raí e introducir a Lara en el extremo, una opción que priorizaba la calidad al músculo. Además, Salva Ruiz repitió en el lateral izquierdo, con un Héctor Hernández que todavía no está al 100%.. La novedad más reseñable en el once de los visitantes fue la de Mendigutxia en la parcela ofensiva.

UN COMIENZO IGUALADO

El Dépor saltó al campo buscando continuar con la presión y el juego que tan bien les funcionó en los últimos partidos, pero el Marino se encontró cómodo desde el comienzo. La defensa de los de Manel Menéndez ni se inmutaba ante las intentonas ofensivas del Dépor, que poco a poco fue cayendo en el juego horizontal. Un juego horizontal y un ritmo bajo que recordó al Deportivo de otras veces y que generó inseguridad en el equipo. Sin siquiera haber inquietado la portería de Chechu, fueron los visitantes los que, mediada la primera mitada, sembraron las dudas en el conjunto deportivista con un disparo de Lora.

LAS DUDAS DEL DÉPOR

Tras sufrir ese primer susto, el conjunto herculino se achicó y, aunque Keko y Raí engrasaban el equipo en ataque, éste no conseguía generar. Si estuvo más cerca de marcar el Marino que, en botas de Álex Arias, probó los reflejos de Lucho. El comienzo de la segunda mitad siguió una tónica similar, las dudas asaltaban a los locales, y el Marino comenzaba a creer que podía sacar algo positivo de Riazor.

UN PENALTI DECISIVO

Ante los fantasmas que amenazaban con tumbar al Dépor una vez más apareció Lara. El sevillano, que no había aparecido en todo el partido, entró en el área y fue derribado por Morilla, ante lo que el colegiado señaló penalti. Miku tomó la responsabilidad y no falló, para poner al Dépor por delante en el minuto 61. Con media hora por delante el Dépor cogió aire y, confiado en su solidez defensiva, vivió la última media hora sin que los asturianos inquietaran en exceso. Con este resultado el Dépor suma una imporante victoria para seguir como el equipo más destacado de esta segunda fase. Una victoria sufrida que supone un toque de atención para el Deportivo de que la temporada aún no ha acabado.

FICHA TÉCNICA

FICHA TÉCNICA

RC Deportivo: Lucho Gracía; Bóveda, Mujaid, Granero (Valín, min. 52), Salva; Villares, Bergantiños, Raí (Rayco, min. 82); Keko (Galán,min. 82), Miku (Beauvue,min.82), Lara (Gandoy,min 69).

Marino Luanco: Chechu; Borja, Morilla (Orviz, min. 73), Trabanco, Prado, Guaya; Morán (Iván ,min. 73), Matador (Enol, min. 85), Lora (César, min., 85); Álex Arias, Mendi (Chiqui,min. 53).

Goles: 1-0, min.61 Miku (penalti)

Árbitro: Pozueta Rodríguez, colegio cántabro.

Incidencias: Partido de la 1º jornada de la segunda fase el grupo 1 de Segunda B, disputado en Riazor, con aforo limitado debido a las restricciones por la pandemia de Covid19.

Foto portada: El Dépor derrotó al Marino en Riazor | RC Deportivo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp