De «Os Amigos» a la selección española

Corría el año 1.978 en Ferrol cuando Roberto Amado, un visionario al que el tiempo terminó dando la razón, fundaba junto a un grupo de colaboradores el club de fútbol Os Amigos. De su mano la entidad dignificó el trabajo formativo con los niños, que por entonces no contaban con los medios y las facilidades de hoy en día.

«Siempre vi los equipos como una prolongación de la familia y la educación. Competir nunca fue lo primero. Puse énfasis en la formación integral de los chavales: disciplina, vestuario, lenguaje, puntualidad, aseo… Y en lo importante que era involucrar a los padres», declaraba el míster ferrolano sobre su trabajo en Os Amigos y más tarde en el Narón Balompié.

Julio Mourón (primero de pié por derecha) con un equipo de Os Amigos | Cedida

De ese entorno surgieron también grandes jugadores. Sin duda, el más destacado fue Julio Mourón. Un futbolista capaz de llamar la atención de los grandes clubes y de los técnicos de las categorías inferiores de la selección española, desde el modesto club ferrolano. Mourón se convertía en internacional y formó parte de la selección sub 15 que participó en el campeonato del mundo cadete (sub 15 ) en Montaigu (Francia). Allí junto a otros jóvenes talentos como López Vallejo, Oscar Vales, Carlos Castro, Dani, Moreno o Movilla se enfrentaron a Alemania, Dinamarca, México y la URSS. Ante los dos últimos el ferrolano lució en el once inicial cuajando excelentes actuaciones.

Julio Mouron (tercero abajo izquierda) con España Sub 15 | Cedida

Campeón de España con la selección gallega del también ferrolano Guillermo García Agulló, Mourón recaló en el RC Deportivo La Coruña donde jugó desde juveniles hasta llegar a debutar con el primer equipo ante el Racing de Malinas belga. Un debut que cortaría también su progresión tras una grave lesión de rodilla que cortó en seco su proyección y que a la larga terminaría por apartar al talentoso futbolista de la práctica del fútbol tras algunos años transitando por el fútbol modesto de Ferrolterra.

Su mentor y entrenador por aquél entonces en Os Amigos, Roberto Amado, lo tiene claro :

«Han pasado por mis manos grandísimos jugadores, nunca me gustó destacar a un jugador en particular,  pero si tuviese que elegir a uno elegiría sin duda a Julito Mourón».

«Era un crack, con una visión del juego increíble, una técnica inigualable, además es un grandísimo chaval, buen compañero, cariñoso y humilde. Lástima de aquella lesión cuando debutaba con el Depor…Julio Mouron, un verdadero fenómeno.

Roberto Amado (de pie derecha) entrenador y fundador de Os Amigos, dirigió a Julio Mourón (segundo izq. de pié) en el fútbol sala.